Los aspirantes a socios de la coalición gubernamental alemana han concluido un tratado que probablemente dará como resultado un plazo para el fin de la producción de energía a partir del carbón en Alemania.

El acuerdo, alcanzado después de semanas de conversaciones intensas, confirma en gran medida las posiciones políticas más importantes sobre energía y clima de los conservadores de la canciller Angela Merkel (CDU / CSU) y los socialdemócratas (SPD) que se dieron a conocer hace unos días. Sin embargo, el acuerdo aún puede ser echado para atrás por los miembros del SPD, que votarán sobre el tratado con el resultado esperado a principios de marzo.

Estableceremos una fecha final para la producción de energía a carbón, tanto para la hulla como para el lignito “, dijo el portavoz de energía del SPD, Bernd Westphal, poco después de que se anunciara el acuerdo. En concreto, dijo que una comisión especial compuesta por representantes de las industrias afectadas, los sindicatos, los estados federales, las autoridades locales y las organizaciones medioambientales tendrían que comenzar su trabajo “lo antes posible” y presentar sus resultados a finales de este año, y apuntó que Alemania “terminará absolutamente” con una fecha final para el carbón a principios de 2019.

Casi cinco meses después de las elecciones generales de septiembre de 2017, Alemania dio un paso importante hacia la formación de una nueva coalición gubernamental. El acuerdo de coalición permitiría a los dos partidos políticos renovar su llamada gran coalición, que ha gobernado Alemania desde 2013.

Un borrador actualizado del tratado confirma en gran medida las conclusiones más importantes sobre la política energética y climática, que ya aparecieron unos días antes. Si bien la salida de carbón y una mayor expansión de las energías renovables no fueron los puntos cruciales durante las prolongadas negociaciones en los últimos días, los aspectos de la política climática y energética se encuentran en casi todos los capítulos del acuerdo de coalición. Se mencionan bajo los títulos de transporte, vivienda, desarrollo, investigación y política europea.

Las estipulaciones más importantes de la política climática y energética contenidas en el tratado incluyen una meta climática nacional diluida para 2020; la intención de introducir una ley de protección climática destinada a garantizar que se cumplan los objetivos climáticos 2030 vinculantes a nivel internacional; una expansión acelerada de las energías renovables y el establecimiento de la comisión especial que se encargará de preparar el fin de la producción de energía a carbón en Alemania.

“Tenemos un tratado de coalición que es una buena noticia para una gran cantidad de ciudadanos”, dijo Peter Altmaier, ministro de finanzas en funciones y jefe de la Cancillería Federal Alemana. Dijo que el 7 de febrero ha sido fue “un día realmente bueno para nuestro país” y que “hay muchas posibilidades de que pronto tengamos un nuevo gobierno federal”.

El acuerdo se produjo más de dos días después de la fecha límite inicial, que fue el 4 de febrero. El SPD insistió en modificar los detalles sobre la política laboral y de salud, que consideró especialmente importante.

Las conversaciones duraron hasta las primeras horas del 7 de febrero. “Y ahora todos queremos tomar una ducha, porque hemos negociado larga y duramente en las últimas horas”, dijo Altmaier. Ahora, la materialización de la coalición depende de una votación de aproximadamente 460.000 miembros del SPD.

Habiendo iniciado de mala gana negociaciones sobre la renovación de la gran coalición bajo la canciller Merkel tras el colapso de las llamadas conversaciones de la coalición de Jamaica, los líderes del SPD dijeron que los miembros del partido tendrán la última palabra sobre si aceptar el tratado de coalición. El procedimiento probablemente necesitará alrededor de tres semanas. El resultado, pues. se espera para la primera semana de marzo.

Fuente: http://elperiodicodelaenergia.com/alemania-se-toma-un-ano-para-poner-fecha-al-final-del-carbon/