El estado de California podría cambiar con absoluta naturalidad su apodo de Golden State por el de Solar State. Y es que el boom solar de California se está desarrollando tan rápido y con tanta intensidad que los reguladores energéticos están pagando a los estados vecinos para que absorban sus excedentes de producción.

Sí. España lo ha conseguido. Parecía imposible, pero se ha empeñado con fuerza, sobre todo este mes de mayo. El precio medio del mercado eléctrico español (junto al portugués), también conocido como ‘pool’ es el más caro de toda Europa en lo que va de año.

Los ministros de Energía de España, Francia, Italia y Portugal han remitido una carta conjunta a la Comisión Europea donde solicitan la eliminación de los obstáculos que actualmente frenan las inversiones en eficiencia energética.

El laudo arbitral a favor de un inversor internacional, el fondo Eiser Infrastructure Partners, contra España por el cual el Estado tiene que pagar 128 millones a los afectados es otro ejemplo del fracaso de la reforma eléctrica que llevó a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy, con el exministro José Manuel Soria y su entonces mano derecha Alberto Nadal. Todo con el consentimiento del ahora ministro de Energía, Álvaro Nadal (hermano de Alberto) que estaba en su momento en la Oficina Económica de Moncloa. Todo pasaba por sus manos.

El BOE (Orden ETU/130/2017, de 17 de febrero) ha publicado la semana pasada la nueva retribución de las instalaciones de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovable, cogeneración y residuos para el segundo semiperiodo regulatorio que va de los años 2017 a 2019, que supondrá un incremento de unos 600 millones de euros anuales.