Canarias alcanza el medio centenar de sistemas fotovoltaicos autorizados

Sin esperar la aprobación del Real Decreto de autoconsumo fotovoltaico, dos clientes canarios de Krannich Solar, Multisistemas E2 y Clean Canarian Energy, pusieron en marcha el pasado mes de septiembre cinco instalaciones en las islas. Se trata de sistemas fotovoltaicos sobre cubierta con una potencia total de 60 kW. Aunque los cinco están conectados a la red eléctrica a través de Endesa, estando dimensionados para el autoconsumo instantáneo, ninguno verterá los excedentes de su generación a la red pues su fin es aprovechar al máximo la energía fotovoltaica producida.

Tres instalaciones solares fueron puestas en marcha el 18 de septiembre por Clean Canarian Energy, una ingeniería-consultoría de Las Palmas. Dos de ellas, ambas de 16 kW, se llevaron a cabo en colaboración con el Gobierno de Canarias. El primer sistema fotovoltaico fue diseñado para el centro deportivo Los Cascajos del Ayuntamiento de La Aldea de San Nicolás, mientras que el segundo, para la Radio de Canarias y el tercero, de 6 kW, para el Museo de la Casa de Colón del Cabildo insular de Gran Canaria. Los tres proyectos de autoconsumo energético se planificaron con paneles fotovoltaicos Axitec AxiPower AC-260P/156-60S e inversores solares SMA Sunny Tripower, todos suministrados por Krannich Solar.

El sistema fotovoltaico de 10 kW en Tazacorte fue el primero de los cinco en conectarse a la red, el 4 de septiembre. Además, es la primera instalación solar de autoconsumo legalizada en La Palma. Diseñado y montado por Multisistemas E2, una empresa de la isla con más de 7 años de experiencia en el sector de eficiencia energética, este proyecto luce en el tejado de la Cofradía de pescadores Nuestra señora del Carmen. Al igual que la siguiente, esta solución cuenta con paneles fotovoltaicos Axitec AxiPower AC-250P/156-60S, marca que Krannich Solar distribuye en exclusiva. La última instalación de autoconsumo energético posee las mismas características técnicas y se proyectó por Multisistemas E2 para la Cofradía de pescadores Nuestra señora de las Nieves en Santa Cruz de la Palma.



La producción fotovoltaica de las cinco instalaciones de autoconsumo superará los 94 MWh al año, energía suficiente para cubrir la demanda eléctrica de unos 40 hogares españoles. Esta electricidad limpia evitará la emisión anual de más de 80 toneladas de CO2, si la comparamos con la generación de carbón.

Con estas, ya son medio centenar las instalaciones solares autorizadas para el autoconsumo en las islas. La mayoría de ellas fueron llevadas a cabo por clientes de Krannich y con el material fotovoltaico suministrado por la distribuidora alemana. Cabe destacar los sistemas de autoconsumo para el aparcamiento del Cabildo Insular y el Hospital Insular de Lanzarote realizados por Roluz, para el Museo Arqueológico Cueva Pintada de Galdar llevado a cabo por Ensoval Energía y Clean Canarian Energy, así como para el Ayuntamiento de Santa María de Guía en la Casa de Queso y para el consistorio de Granadilla de Abona en el Edificio Pactsy, también obras de Clean Canarian Energy.

Krannich Solar aplaude la puesta en marcha de los cinco últimos proyectos de autoconsumo en el mismo mes pues es un innegable signo de recuperación del mercado fotovoltaico. “Al estar apoyando a nuestros clientes canarios desde hace más de 10 años, hemos sido testigos de cómo cada vez más tejados se iban cubriendo por paneles solares”, comenta Iñaki Pacha, responsable del mercado canario de Krannich Solar. “El coste de la producción eléctrica es mucho más elevado aquí que en la península. El mismo MINETUR reconoció que la implantación del autoconsumo lo reduciría significativamente. Se estima que el ahorro podría alcanzar 100€/MWh, que equivale casi a la mitad del coste de generación. Nuestra labor siempre ha sido ayudar a nuestros clientes a reducirlo al máximo, aprovechando el enorme potencial de la radiación solar de la que gozan las islas. La fotovoltaica, y las renovables en general, son el futuro del sistema eléctrico insular y la isla de Hierro es la prueba”, concluye.

Fuente: Energética XXI