La primera instalación de autoconsumo eléctrico compartido en un bloque de viviendas acaba de cerrar los trámites para su legalización, después de un año de retrasos y trabas burocráticas. La compañía Holaluz fue la primera que montó una instalación de placas solares para que todos los vecinos de un edifico en Rubí (Barcelona) compartieran la electricidad que generan.

El autoconsumo eléctrico se basa la instalación de fuentes de energía renovable en la vivienda, que permiten consumir la energía que se genera en la vivienda, pero manteniendo la conexión a la red eléctrica general. El autoconsumo está permitido en las viviendas unifamiliares, a costa de pagar un peaje de respaldo por seguir conectado a la red, el llamado impuesto al sol, y vertiendo la energía sobrante a la red sin ninguna compensación.

El Real Decreto 900/2015 prohibió expresamente la instalación en edificios de viviendas. Hasta que el pasado 2 de junio de 2017, el Tribunal Constitucional anuló esta prohibición del Gobierno Central, principalmente por entrar en competencias autonómicas.

La empresa Holaluz apostó por este tipo de instalaciones y ha tardado más de un año en conseguir las licencias necesarias para legalizar una instalación de autoconsumo eléctrico compartido en un bloque de viviendas de la localidad barcelonesa de Rubí.

Con esta instalación, los vecinos comparten la energía que van a consumir de las placas solares instaladas y siguen conectados a la red eléctrica para usar la electricidad en los momentos que no hay luz, principalmente por las noches.

“El autoconsumo permite mejorar la eficiencia energética, porque al consumirse la energía en el mismo lugar en que se produce hay menos pérdidas y contribuye de forma decisiva a cumplir los objetivos de renovables”, afirman desde Holaluz.

Aún así, siguen pagando el peaje de respaldo, el llamado impuesto al sol, al tener contratado una potencia de más de 10Kw y seguir conectados a la red eléctrica.

Fuente:https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2018/08/09/766962-el-autoconsumo-electrico-compartido-en-bloques-de-viviendas-es-una-realidad