Cuatrocientos kilómetros, 300 de ellos, submarinos. Un presupuesto "aproximado" de 1.750 millones de euros. Una obra que fue declarada por la Comisión Europea Proyecto de Interés Común en... 2013. Es la primera interconexión eléctrica submarina con el país vecino, el enlace España-Francia por el Golfo de Bizkaia. El anteproyecto y el estudio de impacto ambiental se someterán a información pública en las próximas semanas para que cualquier persona, administración o institución interesada pueda conocer la propuesta y aportar las consideraciones que estimen.

La interconexión eléctrica submarina entre España y Francia por el Golfo de Bizkaia es un proyecto que están desarrollando las empresas transportistas y operadoras de los sistemas eléctricos de España y de Francia, Red Eléctrica de España y Réseau de Transport d’Électricité, con el apoyo de Inelfe, entidad constituida el 1 de octubre del 2008, a partes iguales. Inelfe ya ha contribuido a la realización de la primera interconexión eléctrica a corriente continua entre Francia y España a través de los Pirineos. Y Red Eléctrica de España (REE) anuncia ahora (anunció ayer) que presenta el anteproyecto y el estudio de impacto ambiental de la interconexión eléctrica entre España y Francia por el Golfo de Bizkaia, que se someterá a información pública en las próximas semanas para que cualquier persona, administración o institución interesada pueda conocer la propuesta y aportar las consideraciones que estimen. El anteproyecto contempla las propuestas presentadas por los diferentes grupos de interés en la primera fase de participación pública. La obra fue declarada Proyecto de Interés Común por la Comisión Europea en 2013.

El enlace España-Francia por el Golfo de Bizkaia es la primera interconexión eléctrica submarina con el país vecino. Esta nueva infraestructura permitirá aumentar la capacidad de interconexión con Francia desde los 2.800 megavatios actuales a los 5.000, lo que, según REE, que es el operdor del sistema eléctrico nacional, "favorecerá la integración de energía renovable, incrementará la eficiencia y competitividad de los dos sistemas eléctricos y reforzará la seguridad del suministro de ambos países, avanzando en la consolidación del sistema eléctrico europeo, elemento clave para alcanzar los objetivos de descarbonización y de lucha contra el cambio climático que requiere la transición energética". En la actualidad, España tiene un nivel de interconexión con el resto del sistema eléctrico europeo del 5,6% respecto a la potencia de generación instalada (un 2,2% a nivel de la Península Ibérica), una cifra aún muy lejana del objetivo marcado por la Unión Europea, de alcanzar el 15% para 2030 para cada país (objetivo que ha sido muy criticado, como la necesidad de la propia infraestructura, por varios actores del sector).
Cuatrocientos kilómetros, 1.750 millones de euros

La interconexión contará con una longitud de 400 kilómetros entre la subestación de Gatika (cerca de Bilbao) y la de Cubnezais (cerca de Burdeos), y con una estación conversora en cada extremo del enlace que permitirá transformar la corriente alterna en continua y a ésta nuevamente en alterna para conectarse a la red de transporte de electricidad de cada país. Con un presupuesto aproximado de 1.750 millones de euros, la interconexión estará compuesta por cuatro cables, dos por cada enlace, en corriente continua y con una capacidad de 2x1.000 megavatios. La longitud del tramo terrestre será de 13 kilómetros en España y 80 kilómetros en Francia. Entre la costa española y la francesa el enlace será principalmente submarino con una longitud aproximada de 300 kilómetros, salvo un corto tramo terrestre y subterráneo necesario para evitar el cañón submarino de Capbretón, en el que se hallaron movimientos del fondo marino, en aguas francesas, que implicaron una modificación que afecta al 5% del trazado, para asegurar la seguridad de la infraestructura. Actualmente esta variante en el trazado en Francia se está sometiendo a consulta pública con el fin de seleccionar la mejor solución.

La tramitación de esta nueva infraestructura recoge ahora las principales propuestas planteadas por los diferentes agentes institucionales y sociales del territorio durante el proceso de participación pública llevado a cabo en 2017-2018. Entre las sugerencias recibidas, se han incorporado al anteproyecto y al estudio de impacto ambiental el soterramiento del trazado terrestre que discurrirá entre la subestación de Gatika y la costa, el desmontaje de las líneas de evacuación de Lemoiz y la adopción de medidas específicas para la integración paisajística de la estación conversora que reducirán su impacto visual y sonoro.

Además, y tras un diagnóstico territorial y ambiental, se han incluido propuestas sobre medidas preventivas y correctivas, además de un plan de vigilancia medioambiental. En el tramo submarino -explican desde REE- el diseño prioriza minimizar el impacto sobre los usos marítimos, como en los recientes cables instalados por Red Eléctrica en las islas Baleares.

El operador del sistema eléctrico nacional destaca en su nota por otro lado que el desarrollo de este proyecto "favorecerá el impulso económico de la región fomentando la participación de las industrias y proveedores locales, que podrán optar a las licitaciones para la contratación de los trabajos de construcción y de mantenimiento de la interconexión".

Red Eléctrica ha anunciado además que emprende ahora también una campaña informativa en los municipios y con los diferentes grupos de interés para explicar la propuesta del anteproyecto. En los próximos meses se iniciará además una campaña de estudios terrestres, geotécnicos y topográficos para ampliar los detalles de los análisis ya realizados y completar los trabajos ambientales y técnicos.


Fuente:https://www.energias-renovables.com/panorama/el-cable-espanafrancia-que-cuesta-cuatro-millones-20210428