En la Comunidad Valenciana. El Ejecutivo que preside Ximo Puig ha destinado 2 millones de euros a impulsar la implantación de instalaciones de autoconsumo de energía eléctrica "en cualquier comunidad de energías renovables o comunidad energética, ayuntamientos, así como las comunidades de propietarios". Hay ayudas a fondo perdido de hasta un 65% del coste de los proyectos de las instalaciones de autoconsumo de energía eléctrica a partir de energías renovables (solar, minieólica) o energías residuales, en régimen de comunidades de energías renovables.

La delegación de Energía del Institut Valencià de la Competitivitat Empresarial (Ivace Energía), que ya respaldó el año pasado un total de siete proyectos de energías renovables en comunidades locales de energía, será este año también la encargada de gestionar estas ayudas, que se multiplican por cuatro, hasta alcanzar los dos millones de euros. Pueden acogerse a estas subvenciones cualquier comunidad de energías renovables o comunidad energética, los ayuntamientos, así como las comunidades de propietarios.

Ivace Energía, que es un organismo dependiente de la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo del Gobierno valenciano, subvencionará concretamente hasta un 45% del coste de las instalaciones de energía solar fotovoltaica, para la generación y autoconsumo colectivo. No obstante, la intensidad de la ayuda podrá incrementarse en hasta 10 puntos porcentuales para medianas empresas, y en hasta 20 puntos porcentuales para las pequeñas empresas, ayuntamientos, entidades públicas e instituciones sin ánimo de lucro.

La cuantía máxima subvencionable por proyecto será de 200.000 euros y el plazo para la presentación de solicitudes se prolongará hasta el próximo 31 de mayo.
Pueden beneficiarse de estas ayudas aquellas entidades que se basen en una participación abierta y voluntaria, autónoma y efectivamente controlada por sus miembros y cuyos socios o miembros sean personas físicas, pymes o autoridades locales, incluidos los municipios.

La finalidad de la actividad de la agrupación -informa Ivace- ha de ser "proporcionar beneficios medioambientales, económicos o sociales a sus miembros o a las zonas locales donde opera, en lugar de ganancias financieras".

Los miembros han de estar situados "en las proximidades de los proyectos de energías renovables, si desarrollan su actividad o residen a, como máximo, cincuenta kilómetros a la redonda del emplazamiento del proyecto".

Asimismo, las actividades de la agrupación deberán ser, entre otras, la generación de energía procedente de fuentes renovables, la distribución, el suministro, el consumo, la agregación, el almacenamiento de energía, la prestación de servicios de eficiencia energética, la prestación de servicios de recarga para vehículos eléctricos u otros servicios energéticos.

Fuente:https://www.energias-renovables.com/autoconsumo/ayudas-a-fondo-perdido-para-comunidades-de-20210505