Es un dato que se desprende del último Reporte Mensual ERNC emitida por la Comisión Nacional de Energía (CNE) a partir de la esperada entrada en operaciones para el próximo año de casi 2.000 MW, entre las plantas que están en prueba y en construcción. En la actualidad, las energías renovables no convencionales, que excluyen la hidroeléctrica, tienen una capacidad instalada de 7.173 MW, lo que representa un 27,8 % de la matriz energética chilena.

Para 2022 la capacidad instalada renovable, sin hidroeléctrica, puede alcanzar el 35 % de la matriz energética
El reporte correspondiente al mes de mayo plantea que la fuente con mayores expectativas es la fotovoltaica, con 21 MW en pruebas y 1.172 MW en construcción; mientras que la éolica tiene 136 MW y 572 MW, respectivamente. En el informa se plantea que la fecha tope de ingreso a operación de todas las plantas es marzo de 2022.

Respecto a la actual composición de la capacidad renovable, también prevalece allí la fotovoltaica (3.680 MW), seguida de la eólica (2.392 MW), la minihidro (596 MW), la biomasa (466 MW) y la geotermia (49 MW).

En lo referente a la inyección eléctrica de centrales ERNC a la matriz, durante el mes de abril fue de 1.498 GWh , lo que significa un 23 % de la generación total.

Por último, durante el mismo mes el Servicio de Evaluación Ambiental recibió 69 iniciativas de proyectos ERNC, que suman 3.799 MW (el total en calificación alcanza los 14.978 MW), en tanto que se han otorgado 22 Resoluciones de Calificación Ambiental favorables por 233 MW en su conjunto (el total aprobado es ya de 38.585 MW, aunque vale aclarar que no necesariamente puedan ser proyectos lleguen a su etapa de materialización).

Las metas oficiales son que para 2050 el 70 % de la energía provenga de fuentes ERNC, aunque estimaciones de analistas del sector creen posible que para 2040 se alcance el 100 %.