La petrolera BP ha publicado la 70ª edición de su Statistical Review of World Energy, que recoge los principales datos de los mercados energéticos a nivel mundial. La información recabada en la edición de este año integra los datos energéticos de 2020, que califica como "uno de los periodos más convulsos de los últimos años". Un ítem destaca por encima de todos los demás: el "aumento anual sin precedentes de la energía eólica y solar". El Statistical Review of World Energy, que pasa por ser un informe de referencia a escala global, fue publicado por primera vez en 1952. 

Muchos datos y muy sabrosos los contenidos en la última edición del icónico Statistical Review of World Energy de BP, que podríamos traducir por repaso estadístico del mundo energético. La petrolera británica ha revisado todos los números del año del Covid (2020) y destaca en su informe, para empezar, (1) el mayor descenso anual de consumo de energía primaria desde 1945, caída (de 4,5 puntos) que ha sido impulsada principalmente por el descenso en el consumo de petróleo y (2) el "aumento anual sin precedentes de la energía eólica y solar", crecimiento que hay que desglosar en dos: el que se refiere a la "potencia instalada" durante los doce meses de 2020 (las renovables han crecido en ese año "más que en cualquier otro momento de la historia") y el incremento en lo que se refiere la "generación" (la eólica, la solar y la hidroeléctrica han generado más kilovatios hora que nunca antes en un año, "a pesar de la caída generalizada de la demanda energética global"). Por países, Estados Unidos, India y Rusia registraron los mayores descensos en el consumo de energía, mientras que China experimentó el mayor aumento (un 2,1%), siendo uno de los pocos países donde la demanda de energía creció el año pasado. Las emisiones de CO2 derivadas del uso de la energía se redujeron en más de un 6% en 2020, el mayor descenso desde 1945. ¿Otro dato clave? La proporción del gas en la energía primaria siguió aumentando, alcanzando un máximo histórico del 24,7%.

Spencer Dale, economista jefe de BP: "para el Statistical Review, así como para muchos de nosotros, 2020 pasará a la historia como uno de años más desafiantes de nuestras vidas. Los confinamientos en todo el mundo tuvieron un enorme impacto en los mercados energéticos, particularmente en el petróleo, cuya demanda relacionada con el transporte cayó de forma aplastante. Resulta en todo caso alentador que 2020 también haya sido el año en que la participación de las energías renovables en la generación de energía mundial registró el aumento más rápido de su historia, un crecimiento producido en gran medida a expensas de la generación a carbón”


Otros datos globales de interés


Petróleo

• El precio medio del barril de petróleo (Brent) fue de 41,84 dólares en 2020, su precio más bajo desde 2004.

• La demanda mundial de petróleo se redujo un 9,3%, con las mayores caídas en Estados Unidos (-2,3 millones de b/d), la UE (-1,5 millones de b/d) e India (-480.000 b/d). China fue prácticamente el único país donde el consumo aumentó (220.000 b/d).

• La utilización de las refinerías descendió en 8,3 puntos porcentuales hasta el 73,9%, el nivel más bajo desde 1985.

Gas natural

• Los precios del gas natural cayeron a los mínimos registrados en los últimos años: El Henry Hub de Estados Unidos registró una media de 1,99 $/mmBtu en 2020, la más baja desde 1995, mientras que los precios del GNL asiático registraron su nivel más bajo de la historia (4,39 $/mmBtu).

• Sin embargo, la proporción del gas en la energía primaria siguió aumentando, alcanzando un máximo histórico del 24,7%.

• El suministro de GNL creció en 4 bcm o en un 0,6%, muy por debajo de la tasa de crecimiento media de los últimos 10 años, que se situaba en el 6,8%. - El suministro de GNL en Estados Unidos aumentó en 14 bcm (29%), pero se vio parcialmente compensado por los descensos en la mayoría de las demás regiones, sobre todo en Europa y África.

Carbón

• El consumo de carbón se redujo en 6,2 exajulios (EJ), es decir, un 4,2%, encabezado por los descensos en Estados Unidos (-2,1 EJ) e India (-1,1 EJ). El consumo de carbón de la OCDE cayó a su nivel más bajo en la serie de datos de bp desde 1965.

• China y Malasia fueron notables excepciones, con un consumo de 0,5 EJ y 0,2 EJ respectivamente.

Energías renovables, hidroeléctrica y nuclear

• La energía renovable (incluyendo los biocombustibles y excluyendo la hidroeléctrica) aumentó un 9,7%, más lentamente que la media de los últimos 10 años (13,4% anual). No obstante, el incremento absoluto en términos de energía (2,9 EJ) fue similar a los aumentos observados en 2017, 2018 y 2019

• La energía solar aumentó en una cifra récord de 1,3 EJ (20%). Sin embargo, la eólica (1,5 EJ) fue la que más contribuyó al crecimiento de las renovables

• La capacidad solar se expandió en 127 GW, mientras que la capacidad eólica creció 111 GW, casi el doble de su anterior aumento anual más alto.

• China fue el país que más contribuyó al crecimiento de las energías renovables (1,0 EJ), seguido de Estados Unidos (0,4 EJ). Europa, como región, contribuyó con 0,7 EJ al aumento.

Electricidad

• La generación de electricidad descendió un 0,9%, más que el descenso experimentado 2009 (-0,5%), el único año anterior de la serie de datos de bp -que comienza en 1985- en el que se produjo un descenso de la demanda de electricidad.

• La cuota de las renovables en la generación de electricidad aumentó del 10,3% al 11,7%, mientras que la del carbón cayó 1,3 puntos porcentuales hasta el 35,1%, un nuevo mínimo en la serie de datos de bp. 

Biocombustibles

La producción de biocombustibles cayó seis puntos a escala global en 2020 (-113.000 barriles equivalentes de petróleo por día, bep/d). El dato negativo contrasta con el 6% de incremento de los diez años precedentes. No a todas las regiones les ha ido por igual, en todo caso. Asia ha experimentado un crecimiento moderado (+4.000 barriles equivalentes de petróleo por día), mientras que Estados Unidos (-64.000 bep/d) y Brasil (-16.000 bep/d) han perdido fuelle. Según BP, la producción asiática fue más resiliente debido al crecimiento del biodiésel, crecimiento que ha contrastado por otro lado con la caída de la producción de etanol en la mayoría de las regiones del globo, caída que ha oscilado entre los siete y los doce puntos porcentuales (-107.000 barriles equivalentes de petróleo por día, en total).

El biodiésel es el combustible dominante producido en Europa y Asia Pacífico, donde supone el 83 y el 77% de los biocombustibles, respectivamente, mientras que el etanol es el principal combustible bio en el Norte de América (83% del total), y así mismo en el Sur y el Centro de ese continente (72%).


Todo ello, en cuanto a la producción. Pero, ¿y en cuanto al consumo? Pues, según el Statistical Review of World Energy 2021, el consumo de biocombustibles ha caído cinco puntos (92.000 barriles equivalentes de petróleo al día) en 2020. Así como ha sucedido en la producción, la caída ha sido mayor en los Estados Unidos (68.000 bep/d), la mayoría de ella en etanol, pero también ha sido importante en Argentina (-13.000 bep/d), debido a la reducción del consumo de biodiésel. El consumo de biocombustibles creció sin embargo en Europa en 2020 (+3.000 beq/d). A escala global el etanol supuso el 59% de los biocombustibles en 2020. La tendencia sin embargo favorece al biodiésel, que pesaba un 26% en 2010 y ha alcanzado el 41 en 2020.

Fuente:https://www.energias-renovables.com/panorama/el-ano-2020-ha-registrado-un-aumento-20210709