Más de 130 euros por megavatio hora. El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista se dispara hoy a un nuevo máximo histórico, alcanzando los 130,53 euros por megavatio (MWh), después de que ayer lunes también haya registrado el precio más alto de toda la serie histórica. En concreto, el precio será un 4,9% superior al del lunes y un 210,7% más alto respecto al mismo día del año pasado, es decir, más que triplica el precio que se pagaba hace tan solo 12 meses, según datos de OMIE (el operador del mercado ibérico eléctrico) recogidos por Europa Press.

El registro medio del mercado mayorista eléctrico para este martes, 31 de agosto, pulveriza así los 124,45 euros/MWh de ayer lunes, el precio más alto de la historia hasta ahora, así como el de 122,76 euros/MWh del jueves 26 de agosto, el segundo máximo. Respecto a hace una semana, el precio también se ha desbocado ya un 30,8%. Durante el mes de agosto, el precio ha ido marcando un nuevo récord tras otro, provocando que el precio medio del mes alcance los 106 euros/MWh. Esta cifra supone el mes más caro de la historia, tras el de julio, que ya marcó un nuevo récord de por sí, con un precio de 92,4 euros. De un mes a otro, el precio de la luz se ha encarecido hasta un 15%. Hoy, el precio máximo se alcanzará de 21.00 a 22.00 horas, siendo de 137,46 euros, mientras que el mínimo se dará entre las 16.00 y las 17.00 horas, de 123,35 euros, por lo que durante todo el día se situará por encima de los 123 euros.

Según algunos analistas, el incremento del precio de la luz es debido al incremento del precio del gas natural, que es la materia prima que queman las centrales de ciclo combinado para generar electricidad, y al incremento del precio del CO2 (la legislación europea obliga a pagar una cantidad por tonelada de CO2 emitido). Ambas subidas habrían tirado del precio al alza hasta situarlo a los niveles top en los que se encuentra estos días.

Los mismos analistas señalan la ola de calor como otro de los factores responsables de la escalada, aunque ciertamente España dista mucho estos días de estar padeciendo ola de calor alguna.

El precio del CO2 ha subido más de un 200% en los últimos dos años. El precio del gas también ha subido mucho. A saber: mientras que el precio medio del gas natural de 2020 negociado en Mibgas (mercado ibérico del gas) para el contrato del día siguiente fue de 10,25 €/MWh en agosto de 2020 (el más bajo de la serie histórica de Mibgas), el precio del gas Mibgas ronda hoy los cincuenta euros el megavatio hora (50 €/MWh).

En agosto de 2019 el precio del gas Mibgas estaba en 11,94. En agosto de 2018, en 26,45.

O sea, que el gas ha subido mucho en este último año de pandemia (+500% con respecto al precio de agosto de 2020); algo menos si comparamos con el año 2019, preCovid; y aproximadamente un 100% si tomamos como referencia el precio de 2018.

De cualquier manera, lo cierto es que solo en torno al 25% de la electricidad que hoy compraremos va a salir de centrales de ciclo combinado (centrales que queman gas natural para producir electricidad).

O, lo que es lo mismo, el 75% de la electricidad que España va a usar hoy saldrá de las centrales nucleares, los grandes embalses, los parques eólicos, fotovoltaicos, termosolares, los residuos y la cogeneración.

O sea, que el peso del gas en el mix eléctrico nacional del día de hoy (apenas el 25%) no podría explicar por sí solo el incremento (+210%) del precio de la luz.

También es falso, como apuntan algunos analistas, que los elevados precios que está registrando la luz estos días se deban a una menor aportación renovable.

Las fuentes limpias de energía han aportado durante los últimos días, sistemáticamente, más del 30% de la electricidad. Algunos días, más del 40%. En alguna ocasión, más del 50 (todos los datos son de Red Eléctrica de España).

El viernes pasado, cuando el mercado mayorista marcó el hasta ese momento segundo precio más caro de todos los tiempos (118,99 euros el megavatio hora), la producción renovable alcanzó los 38 puntos (las fuentes limpias de energía produjeron el 38,6% de la electricidad de ese día, concretamente). Mucha, mucha, mucha energía renovable, y, sin embargo, un precio histórico.

Y también han quedado al descubierto, después de tantos máximos, los apóstoles de la demanda: crece la demanda (por ola de calor), y por eso sube el precio. Así explicaron las anteriores subidas, pero ahora no cabe la explicación, pues no hay ola de calor.

En la factura de la luz no solo pagamos luz

El precio del kilovatio hora tiene un peso cercano en la factura de en torno al 24%, mientras que alrededor del 50-55% corresponde a los peajes (el coste de las redes de transporte y distribución) y cargos (los costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa) y el resto, a impuestos.

Las oscilaciones en el precio diario afectan a los consumidores acogidos a la tarifa regulada (la denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), algo más de 10 millones, mientras que estarían exentos los que están en el mercado libre (unos 17 millones), ya que cuentan con un "precio" pactado con su compañía. En todo caso, en los clientes con contrato no PVPC (o sea, en clientes con contrato con comercializadoras del mercado libre), la repercusión de la subida del precio de la luz en el mercado mayorista llega siempre a medio plazo, porque las comercializadoras acaban siempre repercutiendo las subidas del mercado mayorista a sus ofertas. Según la agencia Europa Press -que cita como fuente primera a "expertos del sector"-, el 88% del consumo eléctrico de España tiene contrato con precios fijos.

Las medidas del Gobierno

El pasado 24 de junio el Gobierno aprobó un Real Decreto-Ley por urgencia para reducir los impuestos que se aplican al suministro de energía eléctrica y, con ello, la factura de la luz de los hogares, los autónomos, las pymes y el conjunto de las empresas, que suponen la bajada del IVA de la luz del 21% al 10% hasta finales de este año y la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica durante tres meses.

En el caso concreto del IVA, se aplica una bajada al 10% hasta fin de año para todos los consumidores con potencia contratada hasta 10 kilovatios (kW), siempre que el precio medio mensual del mercado mayorista de la electricidad esté por encima de los 45 euros por MWh.

En lo que se refiere a la suspensión del 7% del impuesto sobre el valor de producción de energía eléctrica, que ya en 2018 se decidió su suspensión temporal durante seis meses para contener otra ola alcista en el precio de la luz, estará vigente durante el tercer trimestre de este año.

La asociación de consumidores Facua alerta

La factura de la luz de un usuario medio en agosto será "la más cara de la historia", con un encarecimiento en la primera quincena del 43,7% con respecto al mismo periodo del año pasado, según datos de Facua-Consumidores en Acción.

Entre las medidas que debe implementar el Gobierno para evitar esta escalada de la luz, el secretario general de esta asociación de consumidores, Rubén Sánchez, proponía ayer "sacar la hidráulica y la nuclear de la subasta diaria y someterla a sistemas de precios máximos o fijos que establezca el Gobierno. Hay que bajar el IVA de forma permanente y, a la vez, subir los impuestos a las rentas más altas y a las economías con mayores beneficios".

Fuente:https://www.energias-renovables.com/panorama/agosto-cierra-con-la-luz-mas-cara-20210831