España es el país más vulnerable de la Unión Europea al cambio climático. La temperatura se ha incrementado en 1,5ºC en las tres últimas décadas y en algunas zonas, como Murcia, incluso en 2ºC. Son dos de los datos recogidos por Greenpeace en el informe "Así nos afecta el cambio climático", en el que la organización recopila datos y testimonios científicos que advierten de la necesidad de actuar con urgencia para frenar el calentmiento global.

El espectro de impactos negativos provocados en España por el cambio global alcanza todos los ámbitos, de acuerdo con el informe de Greenpeace, en el que colaboran destacados científicos y que ha sido presentado hoy en Madrid. 

Dentro de los impactos sociales, son especialmente importantes los relacionados con la salud. Así, según ha destacado Cristina Linares Gil, científica del Instituto de Salud Carlos III, integrante del grupo de expertos para el Sexto Informe de IPCC y una de las expertas que han participado en la elaboración del estudio, se calcula que se han producido ya en torno a 240.000 muertes prematuras asociadas al cambio climático. 

La mortalidad está vinculada a las olas de calor, una mayor incidencia de enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica (alergias) y el agravamiento de las enfermedades circulatorias y respiratorias debido principalmente a extremos térmicos (olas de calor y frío). El aumento de las concentraciones de NO2 y de ozono en las ciudades magnifica, además, los problemas en el aparato respiratorio y se exacerban los casos de Alzheimer y de Parkinson. 

Asimismo, se está detectando un aumento del riesgo de enfermedades tropicales transmitidas por mosquitos. En concreto, la científica ha citado cuatro casos recientes de dengue autóctono en la zona de Levante. 

En los ecosistemas, el cambio climático ha provocado que los Pirineos hayan perdido ya casi el 90% de sus glaciares, según ha subrayado David Vieites, biólogo y director del departamento de Cambio Global del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Ese es solo uno de los impactos. "Existen evidencias palpables de que hay desertización, no solo en base a modelos científicos. Se está viendo en el campo, en los cultivos, en los bosques…".

De hecho, según el científico del CSIC, "se puede decir que más del 20% del territorio de la Península Ibérica ya es un desierto". La desertización se puede comprobar, por ejemplo, en el nivel de los acuíferos, que están sobreexplotados. "En los últimos diez años las precipitaciones han caído de una media anual de 0,88 mm/año a 0,18mm/año y como consecuencia de ello los acuíferos de van vaciando", indica Vieites en el informe.  A ello se suman los efectos en la biodiversidad a través del aumento de la aparición de especies invasoras (como el mejillón cebra, el mosquito tigre o la proliferación de medusas) y la desaparición o descenso de otras.

"Nuestro estilo de vida es como un transatlántico a toda pastilla que no podemos frenar de golpe, pero es necesario un cambio de modelo porque el actual no es sostenible medioambientalmente. En los próximos años, España no solo sufrirá de una mayor desertización de su territorio sino que sufrirá los efectos económicos y sociales asociados, como una más que probable reducción del turismo porque en los países del norte de Europa tendrán condiciones climáticas más cálidas", ha subrayado el experto. 


Cero emisiones de CO2 desde 2040

Ante todo ello, Greenpeace pide al Gobierno adelantar la descarbonización total de la economía al año 2040, sin nucleares ni térmicas de carbón desde 2025 y con un sistema eléctrico cien por cien renovable. La ONG quiere, asimismo, que se incluya en la ley de Cambio Climático y Transición Energética y en el Plan Nacional de Energía y Clima el objetivo de acercar todo lo posible ese sistema eléctrico 100% renovable al año 2030, que se eliminen por completo las subvenciones a las energías sucias, acabar con los pagos por capacidad y acompañar estas actuaciones con un plan para la transición justa para todas las personas afectadas por la transición energética.

“(En el informe ) hemos reunido los distintos impactos del cambio climático para tener la perspectiva de la dimensión del problema. El cambio climático es el mayor peligro al que nos enfrentamos. Nos afecta a todos nosotros como sociedad, aquí y ahora, y es una realidad que aumenta cada vez más rápido”, ha señalado José Luis García Ortega, responsable del programa de cambio climático de Greenpeace España. “Ignorar las evidencias científicas es suicida. Lo que estamos viendo prueba que no estamos haciendo lo suficiente para evitar el problema. Seguir haciendo lo mismo no es una opción. El momento de actuar es ahora, no hay tiempo que perder”.

Greenpeace ha presentado este estudio a una semana de la celebración del Cumbre del Clima de Katowice (Polonia) y justo cuando la ONU ha informado de la necesidad de quintuplicar la reducción de emisiones para limitar el calentamiento global a 1,5 ºC. La ONG considera que aún estamos a tiempo de lograrlo, "pero hace falta actuar con urgencia". Para que eso sea posible, "los países europeos deben comprometerse a que sus emisiones netas sean nulas para 2040 y abandonar el carbón como paso más inmediato", enfatizan desde Greenpeace.

Tanto García Ortega como Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático de la ONG que formará parte de la delegación ecologista en Katowice, consideran que la estrategia climática presentada ayer por la Comisión Europa ofrece "un ligero rayo de esperanza para las próximas negociaciones climáticas internacionales". Pero añaden que "solo el escenario más ambicioso de la propuesta (conseguir emisiones netas nulas en 2050) daría a la humanidad una pequeña oportunidad de evitar los peores impactos del cambio climático". Por eso, concluyen los dos miembros de Greenpeace, "es necesario aumentar la ambición europea y elevar los objetivos para alcanzar la neutralidad climática en 2040". 


Algunas cifras del cambio climático en España

• En las tres últimas décadas ha habido un incremento de 1,5ºC. En algunas zonas, como Murcia, incluso 2º C. Se prevé que aumente entre 1,1º C y 6,4ºC para el año 2095.

• Los años más calurosos registrados de la historia de nuestro país se concentran en la última década: 2011, 2015 y 2017. 

• En la costa atlántica, el mar ha llegado a subir entre 3 y 6 mm/año a lo largo del siglo pasado. La subida anual del nivel del mar en la década de los 60 no llegaba a los 2 mm.

• El total de zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas en España llegará a los 37,4 millones de hectáreas de los 50,5 millones del total del territorio.

• Siete de las diez cuencas hidrográficas con mayor estrés hídrico (sequía crónica) de toda Europa se encuentran en España.

• La mitad de las especies de anfibios, reptiles, mamíferos y aves de nuestro país podrían ver reducido su hábitat actual en más de una tercera parte.

• Casi el 90% de la extensión de los glaciares en España ha desaparecido en apenas un siglo, aunque el fenómeno se ha acelerado desde 1980.

• Las emisiones de CO2 aumentaron en España en un 4,46% en 2017 con respecto a 2016, lo que supone un incremento récord desde que entró en vigor el Protocolo de Kioto en 2005. 

• En 2017, la superficie quemada por el fuego fue un 94% superior a la media de la última década, y el triple de lo que quedó arrasado en 2016.

• Entre el 75% y el 80% de España está en riesgo de convertirse en desierto a lo largo de este siglo. 

Fuente:https://www.energias-renovables.com/panorama/la-temperatura-ha-subido-ya-1-5-20181128