A pesar de que el ritmo es más lento del deseado, nadie duda que el futuro de la movilidad es eléctrico. En 2020 las ventas de los vehículos eléctricos, contabilizando también los híbridos enchufables, se doblaron con respecto al año anterior, con más de 40.000 unidades vendidas en España, una cifra que en 2021 se superará de nuevo y que augura una progresiva electrificación del parque móvil español, sobre todo en zonas urbanas, en las que existen más restricciones al tráfico de vehículos con motor de explosión.

Paralelamente, la generación de energía eléctrica con renovables crece año tras año en nuestro país. Si en 2017 se quedó en el 32%, en 2018 y 2019 rondó el 38%. Y el año pasado alcanzó el 44%, lo que supuso un récord histórico absoluto y un aumento de seis puntos con respecto al año anterior, destacando la eólica, con un 21,9% del total.

Por lo que respecta a la energía solar, supuso un 8% del total. El 1,9% termosolar, y el 6,1% fotovoltaica, casi el doble que en 2019. Una cifra que hace presuponer un horizonte de gran crecimiento de esta fuente de energía limpia e infinita, sobre todo por el hecho de poder ser generada desde cualquier casa particular con una inversión que se amortiza en pocos años.

Por una completa descarbonización

Con todos estos datos, la reflexión es clara: el círculo completo de la descarbonización en el ámbito de la movilidad se consigue sumando el vehículo eléctrico a la generación limpia de energía. Y si es desde cada uno de nuestros domicilios, podemos añadir el factor del autoconsumo. Es decir, podemos alimentar nuestro coche desde el garaje de casa, sin depender no ya de combustibles fósiles, sino también de pagar a una compañía eléctrica por el consumo tanto del vehículo como de nuestro hogar.

Cada vez son más los hogares que apuestan por la energía solar, incluso con el establecimiento de cooperativas energéticas mediante las cuales se establece una auténtica red de generación y autoconsumo empleando únicamente el sol y las terrazas de casas y edificios. Pero si no disponemos de la posibilidad de realizar una instalación completa para proveer a nuestro hogar de electricidad es posible hacerlo únicamente para nuestro coche.

¿Cómo se hace? En este artículo Cargacar explica que el consumo eléctrico de una vivienda se incrementa en unos 1.800 kWh al año. Por ello la empresa ofrece la instalación de cuatro paneles solares que generarían hasta 2.240 kWh al año, con lo que el consumo extra de electricidad sería compensado con creces. Dicho de otro modo, Cargacar te pone fácil reducir tu huella personal de carbono, recargando tu vehículo eléctrico con tu propia energía renovable producida desde tu casa.

Fuente:https://www.energias-renovables.com/movilidad/energias-renovables-y-coche-electrico-el-circulo-20210909