Cerca de 200 personas han asistido hoy a una jornada presencial y online organizada por la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), con la colaboración de Iberdrola, para debatir sobre las oportunidades de la eólica offshore en la transición energética. Los expertos participantes han coincidido en que se trata de una ocasión para desarrollar una cadena de valor a nivel país que permita posicionar a la industria española como referente internacional.

La hoja de ruta de la eólica marina fija entre 1 y 3 GW la capacidad instalada en esta tecnología en aguas españolas para 2030. De acuerdo con Tomás Romagosa, director Técnico de la Asociación Empresarial Eólica (AEE) y uno de los expertos que participó en la jornada, la eólica de cimentación fija ya es plenamente competitiva y la eólica flotante seguirá un camino de reducción de costes para 2030.

Romagosa destacó que España “es especialmente potente en innovación en eólica marina porque tenemos unas infraestructuras de ensayo muy potentes y una red de innovación (centros tecnológicos, universidades, laboratorios) muy enfocada a mejorar la tecnología de eólica flotante, así como empresas que están desarrollando soluciones ya muy próximas a mercado”. “Somos el país que mayor número de patentes tenemos en estas soluciones flotantes”, dijo.
 
El delegado de Iberdrola en Andalucía, Antonio Fernández, cree, igualmente, que la eólica offshore supone una gran oportunidad industrial y aseguró que Iberdrola contará con las empresas andaluzas con capacidades en este ámbito con las que ya colabora. Fernández añadió que “Iberdrola considera a Andalucía un lugar estratégico para el desarrollo renovable”. La compañía va a triplicar su capacidad en la región hasta alcanzar los 3.000 MW, entre eólica y fotovoltaica, en los próximos cinco años. Este plan representa una inversión cercana a los 1.500 millones de euros y permitirá crear, en la fase de instalación y montaje, unos 5.500 puestos de trabajo en la región.

Retos del sector

En una mesa posterior, el director general de CTA, Elías Atienza, señaló, por su parte, que el despliegue de la eólica marina exigirá un gran esfuerzo en I+D+i y ofreció el apoyo de CTA en los proyectos de innovación relacionados con este sector.
 
Ignacio Gutiérrez, de Desarrollo Global de Negocio de Renovables de Iberdrola, Ignacio Gutiérrez, cree, no obstante, que la tecnología offshore flotante ha alcanzado el grado de madurez tecnológica necesario para desarrollar el primer proyecto comercial y afirmó que “este primer proyecto presenta una gran oportunidad para desarrollar la cadena de valor del país, que permita posicionar a la industria española como referente internacional”. En su opinión, España cuenta tanto con el ecosistema industrial (desarrolladores, ingenierías, centros tecnológicos, fabricantes de equipos y plataformas, tecnólogos, operadores) necesario, como con la geografía adecuada (buen viento, 6.000 km de costa) para el lanzamiento de estos primeros proyectos.
 
Por su parte, Pedro Mayorga, representante de la Asociación de Energías Renovables de Andalucía, Claner, defendió la necesitad de explotar el gran recurso renovable de la comunidad si bien puntualizó que hacer falta "un marco estable que nos dé seguridad jurídica porque hay que hacer una gran inversión al inicio del proyecto”. Jorge Giménez, delegado regional en Andalucía y Extremadura de Red Eléctrica, dijo que "un elemento fundamental en el desarrollo de las renovables marinas es la infraestructura de red asociada a estos proyectos, por lo que es preciso abordar cuanto antes un modelo de desarrollo de estas infraestructuras que haga viable y eficientes las inversiones”.
 
Cadena de valor

En la segunda mesa de la jornada, centrada en la industria, José Ostos, jefe de Programas de Energías Verdes de Navantia, explicó que esta empresa ha creado una nueva dirección de Energías Verdes, en la que se enmarcarán el Negocio de Cimentaciones y Plataformas Offshore, que desarrolla principalmente el centro de Fene, y el Negocio de Subestaciones y Plataformas Offshore, cuyo principal escenario será Puerto Real. Como “pieza clave para este negocio” destacó las tecnologías del Hidrógeno.
 
El director de Ventas de Energía Eólica Offshore en Siemens Gamesa, Pablo Finkielstein, explicó la situación de la eólica flotante desde el punto de vista de fabricante de turbinas, los desafíos para desarrollarla y la situación de España en la cadena de valor para esta tecnología. Juan José Porras, de GRI Towers, centró su intervención en la necesidad de alcanzar "acuerdos win-win a largo plazo entre los actores para afrontar los retos de competitividad y el incremento de potencia de las turbinas”. En su opinión, “la competitividad se logra con la innovación, la estandarización del producto, inversiones y acuerdos a largo plazo”.
 
Raúl Rodríguez, director técnico de Nautilus Floating Solutions y otro de los participantes en la mesa, presentó los avances desarrollados por esta compañía en eólica flotante, mientras que Antonio Coronel, de Ghenova, y Javier Fernández, de Enerocean, presentaron la tecnología W2Power, una solución pionera multiturbina para eólica flotante ensayada en mar abierto, demostrando así la viabilidad constructiva y operacional como la supervivencia en condiciones reales. Este es el primer prototipo de eólica flotante probado en aguas españolas y multiturbina del mundo.

De acuerdo con Coronel, “estos excelentes resultados han impulsado las siguientes etapas de desarrollo de la tecnología y nuevos proyectos de I+D, como W2P-HERA que aborda la hibridación de la tecnología con la acuicultura o subestación integrada”.
 
Por último, el director comercial corporativo de Vicinay Marine, Xavier Vicinay, insistió en que “el mercado eólico offshore está generando ya grandes oportunidades a nivel global para la cadena de suministro española, si bien todavía presenta importantes desafíos para su despegue defintivo a gran escala, especialmente con tecnología flotante”.

El papel de Andalucía

La jornada fue inaugurada por el Comisionado para el Cambio Climático y Modelo Energético de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Muñoz, quien dijo que “los planes de ordenación del espacio marítimo del Gobierno se han olvidado de la costa Andaluza”, lo que calificó de "error". En su opinión, “la Administración central no ha contemplado el enorme potencial y posibilidades que en materia de energía eólica marina tiene nuestra tierra”.

Según datos de la Agencia Andaluza de la Energía, la región tiene un potencial de 11.000 MW en eólica marina y de otros 800 MW en otras energías en el ámbito marítimo, como la fuerza de las olas y corrientes marinas.