La Organización Meteorológica Mundial (OMM), en un claro signo de un cambio climático continuo a largo plazo asociado con concentraciones atmosféricas récord de gases de efecto invernadero, ha confirmado 2015, 2016, 2017 y 2018 como los cuatro años más calurosos registrados desde 1850.

Un análisis realizado por la OMM de cinco conjuntos de datos internacionales mostró que la temperatura media global de la superficie en 2018 fue de aproximadamente 1.0 ° Celsius (con un margen de error de ± 0.13 ° C) por encima de la temperatura de referencia de la era preindustrial (1850-1900), colocándose como el cuarto año más cálido registrado hasta hoy.

El año 2016, influenciado por un fuerte evento como el de El Niño, sigue siendo el año más cálido registrado (1.2 ° C por encima de la fase preindustrial de referencia. Las temperaturas promedio mundiales en 2017 y 2015 fueron de 1.1 ° C por encima de los niveles preindustriales. Los últimos dos años son virtualmente indistinguibles porque la diferencia es menor de una centésima de grado, que es inferior al margen de error estadístico.

“La tendencia a largo plazo de la temperatura es mucho más importante que la clasificación de años individuales, y esa tendencia es ascendente”, dijo el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. “Los 20 años más cálidos registrados han sido en los últimos 22 años. El grado de calentamiento durante los últimos cuatro años ha sido excepcional, tanto en tierra como en el océano “.

“Las temperaturas son solo una parte de la historia. El clima extremo y de alto impacto afectó a muchos países y millones de personas, con repercusiones devastadoras para las economías y los ecosistemas en 2018″, dijo.

“Muchos de los eventos climáticos extremos están en consonancia con lo que esperamos de un clima cambiante. Esta es una realidad a la que debemos hacer frente. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y las medidas de adaptación al clima deberían ser una de las principales prioridades mundiales”, dijo Taalas.

La temperatura promedio mundial en 2018 fue de aproximadamente 0,38 ° C (± 0,13 ° C) por encima del promedio a largo plazo de 1981-2010 (estimado en 14,3 ° C). Este dato de referencia de 30 años es utilizado por los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales para evaluar los promedios a largo plazo y la variabilidad interanual de parámetros climáticos clave, como la temperatura, la precipitación y el viento, que son importantes para sectores sensibles al clima como la gestión del agua, energía, agricultura y salud.

La OMM emitirá su declaración completa sobre el estado del clima en 2018 en marzo. Este informe proporcionará una visión general de la variabilidad y las tendencias de la temperatura, los eventos de alto impacto y los indicadores clave del cambio climático a largo plazo, como el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono, el hielo marino del Ártico y el Antártico, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos.

La declaración final incluirá la información presentada por una amplia gama de agencias de las Naciones Unidas sobre los impactos humanos, socioeconómicos y ambientales como parte de un esfuerzo por proporcionar un resumen de políticas más amplio a nivel de Naciones Unidas para los encargados de tomar decisiones sobre la interacción entre el clima, el clima y el agua y los objetivos de desarrollo global de las Naciones Unidas.

2019 ha empezado donde 2018 se detuvo

Australia tuvo el enero más cálido registrado, con olas de calor sin precedentes en su escala y duración. Tasmania tuvo el enero más seco registrado, con destructivos incendios forestales. Según la Oficina de Meteorología, ha habido un aumento a largo plazo en el clima extremo de incendios y en la duración de la temporada de incendios en gran parte de Australia.

Las intensas olas de calor son cada vez más frecuentes como resultado del cambio climático y el calor extremo en el hemisferio sur contrastó con el frío extremo en algunas partes de América del Norte en enero.

“El clima frío en el este de los Estados Unidos ciertamente no refuta el cambio climático”, dijo  Taalas. “El Ártico se está calentando al doble del promedio mundial. Una gran fracción de hielo de la región se ha derretido. Esos cambios están afectando los patrones climáticos fuera del Ártico en el hemisferio norte. Una parte de las anomalías frías en las latitudes más bajas podría estar relacionada con los cambios dramáticos en el Ártico. Lo que sucede en los polos no se queda en los polos, sino que influye en el clima y las condiciones climáticas en latitudes más bajas, donde viven cientos de millones de personas”, concluyó.

Fuente:https://elperiodicodelaenergia.com/la-omm-confirma-que-los-ultimos-cuatro-anos-han-sido-los-mas-calurosos-registrados-desde-1850/