La familia Samper, casi desconocida en el sector, acapara los nuevos proyectos verdes, que en parte construirá mediante una alianza con Guandong Electric.

Sorpresa mayúscula ayer en el sector energético español. La familia Samper, que controla los conglomerados industriales aragoneses Grupo Jorge y Grupo Forestalia, ha arrasado en la subasta organizada por el Gobierno para adjudicar nuevas licencias de renovables.

Forestalia por un lado, y Grupo Jorge por otro, tiraron los precios de la subasta, al ofrecer construir instalaciones sin cobrar subvención. De los 700 megavatios que salían a subasta, entre ambas sociedades se han adjudicado 510 MW, el 72%. Forestalia ha cerrado un acuerdo con el gigante energético chino Gedi (Guandong Electric Power) para desarrollar más de 100 de esos megavatios. Gedi irrumpe así en el sector energético español, donde ya han llegado otros grupos chinos, como Gingko Tree Investmen, en Madrileña Red de Gas.

Grandes eléctricas como Iberdrola, Gas Natural Fenosa y Endesa, esta última a través de Enel Gren Power España, que también tenían aspiraciones en la subasta eólica, quedaron ayer noqueadas.

Fuentes del sector indican que aun están tratando de asimilar que hayan llegado grupos, hasta ahora prácticamente desconocidos en el sector, dispuestos a cobrar por la energía renovable sólo lo que marque el mercado, sin recibir incentivos adicionales.

PUBLICIDAD
 

Viesgo, otra de las grandes eléctricas, ahora controlada por Macquarie y KIO, decidió finalmente desistir de la puja ante el hundimiento de los precios que se avecinaba. Además, Viesgo tiene acuerdos comerciales con Forestalia a 20 años valorados en 200 millones que quiere proteger.

La gran excepción en la espantada de las eléctricas fue EDP, que acudió también a precio cero (es decir, ofreciéndose a no cobrar subvención).

El nuevo sistema inicia otra era en el sector. La subasta marca un antes y un después en el mecanismo de retribución que existía en España para la energía renovable. Para los nuevos proyectos, se acaba definitivamente con las subvenciones, o primas. El recorte de subvenciones a las renovables era uno de los pilares de la reforma eléctrica acometida por el actual Gobierno del PP.

La licitación ha sido la guinda de la reforma. Ha sido una subasta a la baja, en la que los distintos oferentes debían indicar cuánto están dispuestos a cobrar por sus inversiones. Si decían cero, como ha ocurrido con los ganadores, es que están dispuetos a vender la electricidad en el mercado mayorista, o pool, sin recibir un incentivo extra. De los 500 megavatios eólicos que salían a subasta, la familia Samper, en conjunto, se ha adjudicado 402 megavatios. De esta cifra, 300 se los ha adjudicado Forestalia, controlada por Fernando Samper. Otros 102 megavatios han ido a parar al Grupo Jorge, ahora societariamente separado y controlado por Sergio Samper.

Forestalia, además, se ha adjudicado 108,5 megavatios de biomasa. Son precisamente estos megavatios los que Forestalia desarrollará con el grupo chino Gedi.

En eólicas, el tercer adjudicatario ha sido EDP, con 90 megavatios. El segundo adjudicatario en biomasa ha sido Ence, con 40 megavatios. La subasta de biomasa, por 200 megavatios, ha quedado parcialmente desierta.

Fuente: www.expansion.com