En unos años, el sector eléctrico poco se va a parecer a lo que era en el pasado. La incorporación de nuevas tecnologías, el autoconsumo (compartido o no), las comunidades locales de energía, los nuevos agentes que participarán activamente, la digitalización y la nueva regulación que está por venir, no dejarán títere con cabeza.

las distribuidoras tendrán que adaptarse a los nuevos tiempos. “La frontera entre cliente y productor se va a ir haciendo cada vez más difusa y el distribuidor va a tener que lidiar con unos clientes más variopintos que antes”, explican fuentes de Endesa a El Periódico de la Energía, “será algo muy similar al trabajo y a las relaciones que establece REE, pero de carácter local”.

Uno de los elementos que ya están iniciando esa transformación es el autoconsumo. “Aunque ya estaba regulado, con el nuevo RD 244/2019 se ha vuelto más complejo, porque cambia bastante respecto al anterior”, añaden, “y la distribuidora es la que se encarga de realizar muchas tareas, por ejemplo, es la responsable de conectar la instalación a la red, medir cuánta energía se ha inyectado a la red, y después notificarlo a la comercializadora que es quien tiene que descontarlo de la factura del cliente”.

Sin embargo, se complicará aún más cuando se defina el autoconsumo compartido dinámico. “Hasta ahora, el que está permitido en el RD es el autoconsumo compartido estático, que las distribuidoras son las encargadas de hacer las mediciones”, continúa, ” pero el dinámico es la modalidad óptima porque puede que en esa hora un vecino no necesite la energía que los paneles están generando y otro sí. Con ello se exigirá un juego más compilado en los cálculos de generación, de vertido a la red y de reparto entre los titulares o los vecinos de la instalación y esos nuevos mecanismos de comunicación los deberá dar formato la CNMC”.

Una vez que se defina cómo realizar las mediciones en este tipo de autoconsumo dinámico, el sector tendrá que adaptarse, e incluso podrán aparecer empresas que sean las encargadas de hacerlo. “No es que las distribuidoras no podamos hacerlo, es que no habrá más remedio que sean terceros lo que lo hagan. Primero porque no se nos paga para ello, y segundo porque la gestión la deberían hacer empresas de servicios energéticos (ESE) que tienen un contrato con esos clientes o las propias comercializadoras”.

Estos cambios afectarán a la relación entre distribuidoras y comercializadoras, “que tendrán que conectarse vía Internet para dar y recibir información que permita tomar decisiones, de manera transparente y automática, al usuario final de la red”, puntualizan.

Pero el autoconsumo no es el único que influirá en la transformación del sector eléctrico, también se espera que se regule en breve las redes de distribución cerrada, que ya se incluye en la normativa europea y se permite pero no se desarrolla en el RD 15/2018, lascomunidades energéticas ciudadanas y la incorporación del coche eléctrico. 

Para todo ello, “la clave estará en las tarifas de acceso de red y en el reparto del término de potencia/energía, que como está ahora diseñado corresponde a otra época donde tenía su sentido. Ahora ya no”.

Las fuentes de Endesa ponen como ejemplo el coche eléctrico. “Pongamos como caso una persona que vive en un chalet con su propia plaza de garaje. Al comprarse su coche eléctrico solo tiene que poner a cargarlo en su casa y como es por la noche, no necesita aumentar al potencia contratada. Sin embargo, otra persona que vive en un piso pero que tiene que alquilar en otra ubicación una plaza de garaje para poder cargar su coche eléctrico, necesitará dos contratos eléctricos y pagaría el doble en el término de potencia que el del chalet. No tiene sentido”.

Por eso, consideran que “en el futuro deberá disminuir las tarifas del término de potencia. Obedece a un pasado en el que no se podía medir cuánta potencia se utilizaba, pero con los actuales contadores de telemedida, que ya están en el 99% de los hogares españoles, se puede saber si se utiliza la máxima potencia a las doce del mediodía o a las doce de la noche, por lo que debería tener más peso la tarifa en la parte de la energía, para que esté todo más equilibrado”, concluyen las fuentes.


Fuente:https://elperiodicodelaenergia.com/la-factura-de-la-luz-del-futuro-segun-endesa-necesitara-aumentar-el-termino-de-energia-y-bajar-el-de-potencia/