España sigue a la cola de la UE y no suma ningún nuevo MW eólico en el último año como consecuencia de la falta de una regulación favorable a las renovables. La Unión Europea tiene más que clara una premisa: las renovables son el futuro. Por ese motivo, en 2015 los Estados miembros decidieron no escatimar en lo que a inversión en instalaciones 'verdes' se refiere y aumentaron su potencia eólica en 12.800 MW hasta alcanzar los 141,6 GW, según los datos que hoy publica la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA por sus siglas en inglés).

Este incremento, además de ser mayor al de cualquier otro tipo de energía (representó un 44,2% de las instalaciones del año pasado), ha supuesto una inversión total de 26.400 millones de euros, un 40% superior a la que se realizó en 2014. Por otra parte, la producción de esta renovable alcanzó en 2015 los 315 TWh, suficientes para cubrir un 11,6% del consumo eléctrico europeo.

La generación onshore (en tierra firme) sigue siendo la más popular y acapara 9.766 MW del total de las nuevas instalaciones, con lo que alcanza los 131 GW. La offshore (en alta mar) se conforma con una tercera parte de esa cantidad (3.034 MW), llegando a los 11GW. Sin embargo, la inversión en ésta última superó en 130 millones de euros a la que se hizo en la onshore.

Crecimiento desigual

Los 28, como era de esperar, no van a la par en su crecimiento eólico. Alemania lidera el ranking y sumó en 2015 un total de 6.013,4 MW, un 47% del total de la potencia que se instaló en la UE el año pasado. Ahora bien, Reino Unido, que añadió sólo 975,1 nuevos MW, superó a Berlín en inversión: los británicos destinaron casi 12.600 millones de euros a este fin y los alemanes sólo 5.300.

Polonia (1.266,2 MW), Francia (1.073,1) y Suecia (614,5) completan el top 5 de los países que más aumentaron su potencia eólica. Por otra parte, los que más invirtieron, además de Reino Unido y Alemania, fueron Francia (1.390 millones), Finlandia (949), Bélgica (918) e Italia (915).

España, líder y perdedora

España merece una mención a parte por su contradictoria situación. Aunque por potencia instalada ocupa el segundo lugar en el ranking de la UE (con sus 23.025,3 MW, sólo superados por los 44.946 de Alemania) y la eólica tiene un importante peso en el mix eléctrico, no se ha instalado ni un sólo MW de este tipo de energía en 2015. La EWEA achaca esta situación a la Reforma Energética que ha desprovisto al país de una regulación favorable al desarrollo de renovables, algo fundamental para fomentar la inversión.

Eso sí, España no es el único miembro de la UE que se apuntó un crecimiento eólico 0 el año pasado. Comparte esta situación con Bulgaria, la República Checa, Hungría, Letonia, Luxemburgo, Malta, Eslovaquia y Eslovenia.

La situación que se vive en nuestro país también es palpable en la evolución que experimentaron otras energías 'verdes' el año pasado. Es el caso de la fotovoltaica de la que apenas se instalaron 47 nuevos MW en 2015, según los datos de la Unión de Empresas Fotovoltaicas (UNEF). Como ocurre con la eólica, basta echar un vistazo al estado de algunos de nuestros vecinos europeos, como Reino Unido (con 4.000 MW más), Alemania (1.400) o Francia (1.100), para darse cuenta de las horas bajas que atraviesan las renovables en España.

FUENTE: http://www.expansion.com/