Huawei sigue dando pasos para aplicar la inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) a la fotovoltaica. Una nueva era en la que el despliegue masivo de la tecnología 5G jugará un papel fundamental. A los recientes lanzamientos del AI Boost FusionSolar se unen nuevas herramientas que mejoran el rendimiento fotovoltaico y acercan la paridad de red a más regiones del mundo.

Desde los más pequeños a los gigantes del sector de la energía, las tecnologías digitales están transformando la producción y el consumo, que camina –mejor dicho, vuela– desde las fuentes térmicas y la nuclear hacia las renovables. La producción masiva de módulos fotovoltaicos, tras el despliegue de los fabricantes chinos, ha permitido reducir el precio de la energía solar hasta el punto de alcanzar la paridad de red en muchos países. La fotovoltaica es más y más competitiva por sus costes y también por la precisión de los datos que permiten gestionar las plantas fotovoltaicas. 

En 2018, China instaló 170 GW fotovoltaicos. Todas esas plantas generan grandes volúmenes de datos que aporta cada módulo, cada inversor. Sea del fabricante que sea. “Huawei ha estado utilizando Big Data para entrenar la AI durante los últimos cinco años”, apuntan desde la empresa. “Hemos distribuido 90 GW de inversores string por todo el mundo, conectando casi 330 millones de módulos fotovoltaicos. Y una planta fotovoltaica de 1 GW de potencia genera 1 TB (1.000 GB) de datos cada año. Un inversor de 50 kW, del que se han instalado 15 millones de unidades, funciona como los ojos y el cerebro de una planta fotovoltaica. El inversor solar de Huawei transmite información sobre el clima local, corriente, voltaje, temperatura y avisa de cualquier fallo al centro de datos mientras realiza la computación total de la planta de forma simultánea. Aprovechando nuestra experiencia con el Big Data, Huawei ha lanzando el motor digital más poderoso para alcanzar la paridad de red”.

La solución AI Boost 1500V FusionSolar cubre el inversor solar, el módulo fotovoltaico, el sistema de seguimiento, la operación y el mantenimiento, la estabilidad de red, el mercado eléctrico, la financiación, Big Data, inteligencia artificial, la electrónica de potencia, la meteorología y la astronomía. “Y, además, puede realizar autoaprendizaje, una optimización continua, la verificación del estado de la planta, rectificación de fallos, evaluación de equipos, soluciones inteligentes, estabilidad de la red y construcción de ecosistemas de colaboración”, señalan desde Huawei.

Entre las características que definen el AI Boost 1500V FusionSolar están:

• Electrónica, chip, computación, AI y otras tecnologías de información digital capaces de simplificar problemas complejos.
• Seguidores inteligentes controlados por algoritmos AI + módulos bifaciales que permiten el suministro de energía y la comunicación, reducen el Capex y maximizan el rendimiento energético.
• El diagnóstico inteligente de la curva I-V, identificación de IA y diagnóstico online de múltiples escenarios que ayudan a transformar la operación y el mantenimiento en una “conducción autónoma”.
• Algoritmo de conexión a red de Huawei AI con control armónico activo que se adapta a entornos de redes difíciles, mantiene la conexión a red y mejora la estabilidad de la planta. 

“AI Boost 1500V FusionSolar es la sexta generación de soluciones fotovoltaicas inteligente de Huawei. El siguiente paso en el que estamos trabajando es la integración de inversores solares con tecnología de nueva generación que estarán listos en los próximos 3-5 años. Cuando la tecnología AI evoluciona de manos liberadoras a inteligencias liberadoras, las plantas fotovoltaicas harán sus tareas de operación y mantenimiento de forma verdaderamente autónoma”.

Una fotovoltaica inteligente plenamente conectada

La industria fotovoltaica integra hoy tecnologías avanzadas como los inversores solares de 1500V, los módulos fotovoltaicos bifaciales, los seguidores, o los MPPT múltiples (seguidor de punto de máxima potencia), que ayuda a maximizar el rendimiento de la instalación en todas las condiciones de radiación solar. Según Huawei, la irrupción de la AI acabará con los conceptos de diseño y O&M tradicionales. 

La AI acelera la rectificación de fallos en dos terceras partes mientras fortalece las debilidades de los componentes. Entre los 5 GW de módulos fotovoltaicos que se sometieron a un diagnóstico de curva I-V, el 54,81% informó de un fallo en el circuito del inversor. Los siguientes fallos más comunes se dieron en la corriente de salida y los circuitos abiertos del inversor. Gracias a esta información, los fabricantes fotovoltaicos pueden tomar medidas proactivas para corregir esos fallos. “Desde inversores solares hasta soluciones de sistemas, ecosistemas o AI en la industria fotovoltaica, Huawei ha contribuido con seis generaciones de evolución hacia esa era inteligente”.

Cuando se pregunta a los directores técnicos de Huawei sobre su contribución a la industria fotovoltaica, señalan que “en primer lugar, Huawei redefine los inversores solares. Si Huawei no hubiera entrado en esta industria, los inversores solares seguirían siendo inversores. Huawei tomó la iniciativa de transformar estos componentes eléctricos en terminales digitales, y conceptualizó la cobertura total desde la red hasta el centro digital de la planta”.

Huawei empezó a trabajar en la I+D fotovoltaica en 2012. Un año más tarde se unió a Huanghe Hydropower en el lanzamiento de la planta fotovoltaica inteligente. “Al llevar nuestra tecnología líder de la información (TIC) a la industria fotovoltaica, nuestro objetivo no solo es digitalizar las plantas, sino ofrecer a la industria máxima confianza, mayor seguridad, disipación de calor, tecnología inalámbrica eLTE y tecnologías de comunicación PLC que hemos desarrollado en los últimos 25 años. Puede que estos  avances no sean revolucionarios, pero Huawei los ha llevado a la industria fotovoltaica y, con ello, ha acelerado su transformación”.

Numerosos departamentos de Huawei se han movilizado para ofrecer soluciones para la fotovoltaica: tecnología de comunicaciones, inteligencia artificial, computación en la nube, etc. En suma, de esto trata el proyecto AI Boost PV: evolución estructural de la industria fotovoltaica desde una cadena unidimensional a un plano bidimensional. “En el futuro, un sistema tridimensional comprenderá energía fotovoltaica complementaria, múltiples fuentes de energía y redes eléctricas. Y cada avance trae infinitas posibilidades”.