La transición a los vehículos eléctricos (EV) trae un cambio radical en la forma en que los fabricantes de baterías, los fabricantes de automóviles, los gobiernos y los profesionales del sector ven el futuro del transporte. A menudo, la velocidad y la escala del avance tecnológico superan a la industria y generan más preguntas que respuestas, en particular para los gobiernos y los responsables políticos de todo el mundo.

Por ejemplo: ¿cómo podemos estar seguros de que las materias primas (litio, cobalto, níquel, grafito) utilizadas en la fabricación de baterías de ion-litio (LIB por sus siglas en inglés) pueden sostener la creciente demanda de vehículos eléctricos el futuro?

Según Wood Mackenzie, para 2025, alrededor del 7% de las ventas de vehículos de pasajeros serán coches eléctricos o híbridos, pero ese número alcanzará el 38% para 2040, y continuará creciendo. Mirando hacia un futuro electrificado, es fácil ver cuán crítico será asegurar los metales LIB y garantizar un suministro importante de materias primas. Hay que tener en cuenta que ya se han registrado déficits de níquel en los últimos años, y Woodmac anticipa déficits similares en cobalto para 2024 y en litio para 2026.

Sin embargo, los fabricantes de automóviles generalmente han evitado comprar metales usados ​​en la cadena de suministro de LIB, optando por firmar contratos de baterías a largo plazo, principalmente en Asia. Una concentración densa de los materiales de la cadena de suministro hace que asegurar estos metales sea un desafío único.

El año pasado, el 64% del cobalto extraído provenía de la República Democrática del Congo, mientras que el proceso de convertir el espodumeno en litio se realiza casi exclusivamente en China. Sin embargo, una solución que gana fuerza para reducir la brecha de suministro y evitar un déficit prohibitivo en las materias primas es el reciclaje de estos metales LIB críticos.

Obstáculos al reciclaje de baterías de vehículos eléctricos

En el corazón de la revolución EV está el deseo de reducir la huella de carbono. El uso de metales LIB reciclados en lugar de ‘material virgen’ refuerza la trayectoria ecológica del EV, aunque el reciclaje, a pesar de su óptica benévola, viene con sus propios obstáculos.



Por un lado, las químicas de la batería están en constante cambio, lo que significa que incluso cuando se desarrollan nuevas tecnologías, su uso en vehículos eléctricos vendrá gradualmente y en una lucha constante por mantenerse relevante.

En segundo lugar, la menor cantidad de material costoso utilizado en las baterías EV es un activo cuando se trata de reciclaje, pero esto se traduce en un menor valor por kg del material de calidad que se recicla. Sin embargo, si bien el valor de las materias primas disminuye a medida que mejora la densidad de energía, el valor total del material reciclado aumentará a medida que los EV crezcan en popularidad y aceptación.

Según Wood Mackenzie, en muchos sentidos, mantener las materias primas necesarias para la revolución del EV es un ejercicio de responsabilidad y creatividad. Por ejemplo, si bien las grandes instalaciones de reciclaje hasta ahora han sido la norma, habrá una creciente necesidad de operaciones de reciclaje escalables a largo plazo, incluido el preprocesamiento, un proceso modular que reduce de forma segura el tamaño de las baterías de ion-litio, reduciendo los costos de transporte y mitigando la responsabilidad.

Pero quizás el mayor impedimento para cerrar el círculo de una solución integral de reciclaje LIB es el grado en que las incertidumbres de los gobiernos han causado un retraso en la política y el progreso.

El cambio a los vehículos eléctricos se producirá lentamente, pero es alentador saber que nunca nos quedaremos sin gasolina. Se espera que para el momento en que un número considerable de materiales LIB reciclados hayan entrado en Europa y América del Norte, se habrán realizado amplias investigaciones y pruebas para ofrecer claridad a los legisladores y sus respectivos gobiernos.

Los nuevos desarrollos en el sector de vehículos eléctricos se producen a diario y la tentación puede ser quedar atrapado en el avance del momento, pero es imperativo reconocer tanto los desafíos a largo plazo como el potencial de la batería y la cadena de suministro para desarrollar redes de reciclaje hoy que resuelvan el déficit de materias primas que se producirá mañana.

Fuente:https://elperiodicodelaenergia.com/el-reciclaje-de-baterias-puede-ser-la-solucion-sostenible-al-mercado-de-vehiculos-electricos/