La Comisión Europea, con su presidenta Ursula Von der Leyen, y el vicepresidente Frans Timmermans a la cabeza, han desarrollado el denominado Plan de Recuperación Verde de la Unión Europea (Green Recovery Plan) cuyo borrador ha sido presentado a los europarlamentarios.

El portal Euractiv consiguió dicho documento y ha publicado cuáles van a ser las principales líneas de actuación de un plan que prevé invertir un billón de euros. Para que quede claro no son 100.000 millones estadounidenses sino un billón europeo.

Dicho plan está previsto que se dé a conocer la próxima semana, el 27 de mayo, y aunque falta rematar algunas cosas ya tiene cuáles van a ser las principales líneas de actuación. Son estas cinco:

-Un ‘megaplán’ de renovación del parque de edificios europeo.

– Una mayor apuesta de renovables y el impulso del hidrógeno

– Hacer el transporte más limpio

– Un plan de economía circular que afecte a toda la cadena de valor

– Reconvertir la agricultura para que cultive grandes sumideros de carbono

 Eficiencia en edificios

El objetivo de Bruselas es poner sobre la mesa un plan de 350.000 millones para renovar el parque de edificios europeos y conseguir que sean más eficientes energéticamente. La eficiencia se convierte en el pilar fundamental para impulsar la economía.

La Comisión planea lanzar un «Fondo Europeo de Financiación de la Renovación», financiado tentativamente con € 91 mil millones por año y combinado con otras fuentes de financiamiento para alcanzar los 350.000 millones de inversión al año.

La prioridad irá primero a los edificios del sector público, especialmente a los hospitales y escuelas, así como a las viviendas sociales y otras formas de viviendas de bajos ingresos.

Para edificios residenciales privados, la instalación apoyará el suministro de hipotecas verdes, con el objetivo de movilizar inversiones por valor de 50.000 millones de euros para «desarrollar un producto de financiación de mercado masivo atractivo para la renovación».

Para apoyar aún más la renovación, la Comisión también planea revisar sus normas pertinentes sobre ayudas estatales para 2021, con el fin de «proporcionar un marco propicio para que las autoridades públicas apoyen la renovación de alta calidad».

“Los edificios consumen la mayor cantidad de energía en la UE y son responsables del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. La mayoría de los edificios existentes todavía estarán aquí en 2050. Ahora son insuficientes y seguirán siéndolo a la tasa actual de renovación del 1% ”, dice el borrador del plan. 

Por ello, Bruselas recomienda que “una renovación más rápida y profunda sería beneficiosa en muchos aspectos. Es imprescindible para una UE neutra frente al clima y una clara prioridad de inversión en beneficio mutuo para una recuperación verde, digital y justa”.

Renovables e hidrógeno

En cuanto a renovables, la Comisión Europea prepara un esquema de subastas para todo el continente para impulsar 15 GW de nueva renovable en el continente, principalmente de tecnología solar fotovoltaica y eólica, tanto terrestre como marina. Esta acción supondrá una inyección de 25.000 millones de euros.

Además, se proporcionarán 10.000 millones de euros adicionales durante dos años a los gobiernos nacionales para promover la energía solar y eólica.

El borrador considera que el hidrógeno es un combustible clave para Europa y una de sus prioridades es el desarrollo de una tecnología del hidrógeno sostenible.

Por ello, la Comisión iniciará la investigación y la innovación para reducir los costos de hidrógeno verde. Esto involucrará un fondo de alrededor de 10.000 millones durante 10 años «para reducir sustancialmente los riesgos de los grandes proyectos de hidrógeno».

El objetivo es producir un millón de toneladas de hidrógeno limpio, que en este momento es mucho más caro que el hidrógeno gris pesado en carbono utilizado en las plantas de fertilizantes y refinerías.

Por una movilidad más limpia

El plan de recuperación económica verde de la Comisión propone una serie de acciones en dos de los ámbitos del transporte que más se han visto afectados por la COVID-19. Por un lado, el transporte por carretera y la industria del automóvil, y por otro lado el transporte ferroviario.

En cuanto al automóvil, Bruselas propone un fondo de 20.000 millones de euros en los próximos dos años para impulsar la compra de vehículos limpios en toda la UE, y así reducir las emisiones de CO2 y contaminantes de acuerdo con las normas de la UE.

También creará un Fondo de Inversión Automotriz Limpio para acelerar las inversiones en trenes de transmisión sin emisiones. La partida podría scender hasta los 60.000 millones de euros. 

Y por otro lado, es llenar Europa de puntos de recarga eléctrica. El objetivo es alcanzar los 2 millones de estaciones de recarga pública y estaciones de servicio alternativas para 2025.

En cuanto al tren, la Comisión Europea apuesta por un renacimiento del transporte ferroviario. Para ello lanzará un paquete de 40.000 millones de euros para desarrollar corredores clave donde los pasajeros y la carga puedan cambiarse y utilizar el ferrocarril. La inversión en la modernización y digitalización de las vías del tren genera ganancias rápidas, dice el borrador.

Economía Circular

La pandemia ha causado problemas importantes en el reciclaje de residuos en toda Europa, según el informe. «Esto significa que la base de la economía circular ha sido desestabilizada y, por lo tanto, también uno de los principales pilares del Acuerdo Verde Europeo».

Como esto supone un severo problema para la UE se pretende aumentar las inversiones para la gestión de los residuos, «en particular en las tecnologías e infraestructura de recolección, clasificación y reciclaje, con el fin de garantizar el suministro y la absorción de materias primas secundarias de alta calidad».

Señala el informe que se pueden crear 140.000 empleos adicionales en los próximos 15 años «logrando objetivos ambiciosos en la gestión de residuos municipales».

«Para el sector textil, se podrían crear alrededor de 20 empleos por cada 1.000 toneladas de textiles recolectados y clasificados, lo que sumará otros 120.000 empleos en la UE».

Una alimentación más sana y mayores sumideros

En cuanto al plan para impulsar la agricultura, Bruselas cree que la pandemia ha mostrado que la UE necesita una mayor y mejor agricultura. Para ello prevé una inversión de 130.000 millones de euros para detectar a través de satélite y otras tecnologías cuáles son las oportunidades europeas en materia agrícola.

«Esto dará como resultado una reducción de costos para los agricultores, mejorará el manejo del suelo y la calidad del agua, reducirá el uso de fertilizantes, pesticidas y emisiones de GEI y creará un ambiente más saludable para la biodiversidad, los agricultores y los ciudadanos», señala el documento.

Además, recomienda una inversión de 14.000 millones en el desarrollo de bosques, turberas y suelos durante los próximos dos años y gastar otros 4.000 millones de euros en reducir el metano, el segundo gas de efecto invernadero más importante, de los residuos agrícolas.

Fuente:https://elperiodicodelaenergia.com/asi-es-el-plan-de-recuperacion-verde-europeo-renovacion-de-edificios-mas-renovables-apostar-por-el-hidrogeno-y-una-movilidad-mas-limpia/