A finales de 2019 ya había 203.000 cargadores para coches eléctricos en toda Europa, según datos de Transport & Environment. Noruega fue pionera, pero en los últimos años han sido muchos países los que han aumentado a gran velocidad su infraestructura de recarga. España figura en sexta posición, con más de 9.000 puntos de carga, pero muy lejos de los grandes países de la UE.

Según datos de Transport & Environment, actualmente hay en Europa alrededor de 203.000 cargadores públicos para coches eléctricos repartidos en toda Europa. La cifra podría parecer abultada pero, según estimaciones de la Comisión Europea, en el año 2030 se necesitarán 2,8 millones de cargadores, lo que significa multiplicar casi por 14 el número de puntos de recarga en los próximos 10 años.

En una reciente publicación de Transport & Environment, la institución europea ha dado a conocer como ha sido la evolución en el número de cargadores públicos durante los últimos nueve años. Al principio de esta cronología, Noruega lideraba con autoridad allá por marzo 2011, cuando tenía ya cerca de 3.000 cargadores, en los inicios de lo que ha sido una década siendo pioneros en la implantación y evolución de la movilidad eléctrica. A finales de 2011, solamente tres países (Noruega, Portugal y Países Bajos) tenían cargadores públicos en su territorio.

Noruega fue hasta 2014 líder por número de cargadores. A partir de 2015 el crecimiento de la infraestructura en Países Bajos fue enorme, pasando de 5.900 cargadores a más de 16.000 en apenas un año, entre finales de 2014 y finales de 2015, superando por mucho a Noruega y todos los demás.

Desde el año 2016, países como Alemania, Francia y Reino Unido aumentaron su infraestructura de recarga de manera sustancial. También Países Bajos, que ha seguido creciendo con ritmo constante y notable y a día de hoy sigue siendo el país con mayor número de cargadores públicos: más de 50.800 a finales de diciembre de 2019.

También 2016 fue el año en que empezó a despertar la infraestructura en España, aunque a mucho menor ritmo. Nuestro país ha acelerado la instalación de nuevos cargadores especialmente desde el año pasado, aunque el número total está muy lejos de otros grandes países y mercados automovilísticos. Por ejemplo, a diciembre de 2019, España contaba con algo más de 9.000 cargadores públicos mientras que Francia tenía más de 30.000. Alemania tenía más de 42.000. Nuestro país era el sexto con mayor número de cargadores públicos a finales de diciembre de 2019, por detrás de Noruega y superando por poco a Suecia.

Los diez principales países de Europa por volumen de puntos de carga de coches eléctricos a finales de 2019 quedó así: