El grupo municipal de gobierno calcula que de las 27.919 viviendas unifamiliares que están incluidas en el censo municipal, un total de 111 (0,4%) podrían acogerse a la bonificación del 50% del recibo del catastro que se activará el año que viene con el nuevo IBI solar. Se trata de un descuento que se pondrá en marcha en 2021 y que busca potenciar el uso de la energía solar a nivel doméstico ya que premia, durante tres años, la instalación de paneles fotovoltaicos para el autoconsumo de energía eléctrica. El objetivo último es promover las energías renovables en la ciudad y reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Los propietarios de estas casas aportan a las arcas municipales en concepto de Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) un total de 13,74 millones de euros, lo que indica que el importe medio del IBI es de 492,09 euros. De este modo, al aplicarse el descuento del 50%, el recibo medio del catastro por casa terrera quedaría en 246,05 euros, según se recoge en la memoria económica del expediente de modificación de la ordenanza fiscal reguladora del IBI que hoy se somete al dictamen del pleno.


La merma de ingresos que supondría para el Ayuntamiento el cumplimiento de estas previsiones alcanzaría los 27.311,55 euros.
 
Se trata de una cifra alejada de los 150.000 euros que calculó el alcalde, Augusto Hidalgo, como disminución de ingresos por la aplicación de la bonificación que representa el nuevo IBI solar. La diferencia entre las dos cifras puede estar en el hecho de que la memoria económica solo hace mención a casas terreras, mientras que la estimación hecha por el regidor socialista incluye también a los bloques de viviendas y a las empresas.
 
Más allá del uso residencial

Aunque la mayoría de los municipios españoles que aplican medidas similares restringen esta ayuda a las viviendas habituales (un 78% de los casos), en el caso de Las Palmas de Gran Canaria se estimó oportuno abrir la mano para incluir también otros usos que no fuesen el residencial.
 
Tal y como se recoge en el expediente municipal, «en este municipio, las viviendas se concentran, en su mayoría, en edificios altos que no siempre cuentan con superficie disponible para albergar instalaciones de este tipo, pudiendo contar con la presencia de sombras que imposibiliten un máximo aprovechamiento de la energía solar». Aquí se reconoce que las viviendas unifamiliares son una minoría, lo que explica que las previsiones del primer año sean tan modestas.

El grupo municipal inició el procedimiento de creación del IBI solar en octubre de 2019. En ese tiempo se realizó una breve memoria económica y un estudio comparativo de la realidad de esta bonificación en otros municipios, así como otros trámites preceptivos para poder modificar la ordenanza fiscal.

Cuando entre en vigor la nueva normativa, Las Palmas de Gran Canaria se incorporará a un listado de 77 ciudades españolas con más de 100.000 habitantes que ya cuentan con esta rebaja en el recibo del IBI. La capital canaria tomará el relevo de las últimas incorporaciones a este grupo, las de Alicante y Cuenca.

De este análisis se desprende que el 60% de las ciudades aplica el descuento máximo del IBI permitido legalmente (50%), tal y como hará ahora la capital grancanaria.

Además, un 72% de los municipios españoles aplica un periodo de bonificación que oscila entre los tres y los cinco años. De las 77 grandes ciudades analizadas, un total de diecisiete optó por los tres años de aplicación de la rebaja del IBI -como ha hecho también la capital grancanaria-, mientras que otras quince prefirieron ampliar este plazo hasta los cinco años.

El 28% de las urbes restantes ha establecido periodos de vigencia de las bonificaciones que oscilan entre uno y treinta años.

Fuente:https://www.canarias7.es/canarias/gran-canaria/las-palmas-de-gran-canaria/casas-terreras-acojan-20200925203845-nt.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F