A finales de 2019 ya había 203.000 cargadores para coches eléctricos en toda Europa, según datos de Transport & Environment. Noruega fue pionera, pero en los últimos años han sido muchos países los que han aumentado a gran velocidad su infraestructura de recarga. España figura en sexta posición, con más de 9.000 puntos de carga, pero muy lejos de los grandes países de la UE.

Falta casi un mes para que concluya el verano, la estación con más horas de sol, y faltan más de cuatro para que acabe el año, pero el parque solar fotovoltaico nacional español ya ha producido más electricidad que la que generó en todo el año pasado. Según los datos de Red Eléctrica de España, la fotovoltaica (FV) produjo 9.240 gigavatios hora entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019, mientras que a estas horas del miércoles, 26 de agosto, ya vamos por los 10.637. [En la imagen, campo solar FV La Mula, en la Región de Murcia].

Los pasados 24 y 25 de agosto se desarrolló en Portugal la segunda subasta solar. La mayoría de los proyectos ganadores son sistemas híbridos que combinan energía fotovoltaica y baterías. Con estas subastas el Gobierno portugués pretende alcanzar sus objetivos de capacidad solar instalada en el año 2030. En general, los planes a nivel europeo para aumentar la capacidad instalada de esta tecnología empiezan a dar sus frutos y en 2020 ya se han producido récords de generación en todos los mercados.

Su aportación al 'mix' energético se sitúa en el 46%, casi diez puntos más que en 2019. Gran parte del incremento se explica por la producción hidráulica.

Debido a la Covid-19 es previsible que la instalación de energía solar fotovoltaica en el mundo se situé este año entre los 90GW y los 110GW; sin la pandemia, podría haber sido un 20-30% más alta. Así lo señala la empresa de análisis GlobalData, si bien puntualiza que se trata solo de un retraso en la expansión del sector y que éste sigue gozando de muy buenas perspectivas.