Para 2030, los sistemas eléctricos compuestos completamente de energía solar, eólica y baterías (SWB) pueden proporcionar la energía más barata disponible y dos o tres veces más energía total que la red existente en Estados Unidos continental y las regiones más pobladas a nivel mundial, arruinando a las empresas de carbón, gas y energía nuclear y reduciendo drásticamente los costos de consumo, según un nuevo informe de RethinkX .

La fuerte caída en la demanda de energía debido a la pandemia de coronavirus eliminará unos 2,5 años de emisiones del sector energético de aquí a 2050, según el último New Energy Outlook 2020 de BloombergNEF (BNEF). El informe prevé un pico de demanda total de petróleo en 2035 y un crecimiento en las tecnologías de energía limpia, en especial la solar y la eólica, que supondrán el 56% de la generación eléctrica mundial en 2050, pero el mundo todavía se dirige a un aumento de temperatura de 3,3 grados.

La energía generada en Canarias en 2019 aumentó un 0,4% con respecto al año anterior, pero el consumo de combustible en las centrales bajó un 5,7%

Esa podría ser la conclusión del VII Foro Solar de UNEF, la gran cita fotovoltaica del año. Son muchas las incertidumbres que ha traído la pandemia (para empezar, nadie sabe cuándo volverá la "normalidad", ni cómo será esta), pero lo cierto es que el sector solar fotovoltaico (FV), y el de las energías renovables en general, está mostrando una resiliencia mucho mayor que otros sectores económicos. Inauguró el Foro, el pasado miércoles, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y ha habido hasta hoy mesas (virtuales) de debate sobre todos los aspectos clave del sector. Hoy, tras tres jornadas, ha concluido el Foro.

Las medidas de eficiencia energética en edificios e instalaciones industriales son un factor clave para acelerar la transición energética, pero se necesita más inversión e innovación para acelerar el ritmo del cambio. En su último informe, ‘Transición más rápida juntos: uso de energía y soluciones, estrategias y políticas de eficiencia para un futuro de energía limpia’DNV GL identifica cinco áreas y estrategias clave que pueden mejorar la disponibilidad y la adopción de tecnologías energéticamente eficientes y disminuir la cantidad de la energía que utilizan los individuos, las empresas y los países.