The New Climate Economy (NCE) ha publicado un estudio independiente que destaca el ahorro financiero resultante de la transición hacia una economía baja en carbono.

La nueva regulación del autoconsumo eléctrico, que suprimirá el peaje de respaldo, conocido como impuesto al sol, se hará mediante el real decreto sobre acceso y conexión que el Gobierno tiene que dictar antes de fin de año, si antes no saliera adelante la ley que están tramitando las Cortes.

Organizaciones de todo el mundo han convocado manifestaciones en distintas ciudades el próximo sábado 8 de septiembre en las que exigirán a los políticos de todo el mundo una transición ecológica “rápida y justa” con un escenario cien por cien renovable y libre de combustibles fósiles.

En la Conferencia Europea de Berlín que tuvo lugar en 2004, la UE se propuso una meta ambiciosa: que en 2020 se llegara a un 20% de uso de energías renovables -las que se obtienen de fuentes naturales como la eólica, geotérmica, hidroeléctrica, mareomotriz, solar, biomasa o los biocarburantes- en el consumo total de energía. Curiosamente, un país que no pertenece a la casa común europea, Noruega, marca el camno a seguir y es de lejos el mayor productor de energía renovable de la Europa, que supone el 98% del total de la producción.

Según la consultora IHS Markit, la decisión de Europa de eliminar los aranceles a los paneles chinos hará que los precios de los módulos solares disminuyan hasta en un 30% y, por tanto, los costes totales de los proyectos se reducirán de forma inmediata. En general, la consultora prevé que la demanda de energía fotovoltaica en Europa crecerá un 40% en 2019.