La Fundación Renovables, en colaboración con Energy Cities,y con la ayuda de la European Climate Foundation, organizó hace algunas semanas el evento Collaboration Lab: Comunidades Energéticas, cuatro talleres que sirvieron para presentar proyectos de comunidad energética pioneros en España, para detectar las barreras a las que se han enfrentado y para identificar las herramientas empleadas para solventar y conformar este tipo de iniciativas. Pues bien, de todo ello da buena cuenta el informe homónimo (Collaboration Lab: Comunidades Energéticas) que la Fundación acaba de publicar. Energías Renovables repasa a continuación cinco ejemplos de comunidad energética que empiezan a ver la luz en España y que son recogidos en este informe.

El año 2021 terminó con 1.151 MW instalados de autoconsumo en España; cifra que rompe la barrera del gigavatio y que casi duplica los 623 MW instalados en el 2020. Según los datos de APPA Renovables, el crecimiento se aceleró especialmente en el sector residencial, que supone ya el 22% del total (253 MW) y en el que los altos precios del mercado eléctrico resultaron determinantes para decidir las inversiones. Desde 2017, la potencia anual instalada ha experimentado fuertes crecimientos, multiplicándose por diez en los últimos cuatro años. Además, las ayudas aprobadas afectarán positivamente al incremento de potencia en el sector residencial e industrial durante los próximos años. APPA Renovables añade también la posibilidad de alcanzar fácilmente las metas marcadas en la Hoja de Ruta del Autoconsumo para 2030.

Es la conclusión principal del Informe Renovables 2021 de la Agencia Internacional de la Energía, que ha presentado hoy en el Club Español de la Energía (Enerclub) su autor principal, el analista senior de la AIE Heymi Bahar. La carrera de las renovables se acelera, "más que nunca", y las previsiones apuntan a que el año 2021 que acaba de concluir establecerá un nuevo máximo histórico de potencia instalada: 290.000 megavatios de nueva capacidad renovable, un 3% más que en 2020. Todo ello, pese a los coletazos de la aún no conclusa pandemia, el incremento brutal del precio de la energía y las materias primas y el igualmente extraordinario encarecimiento de la logística. Más aún: la AIE estima que la capacidad eléctrica con renovables a nivel global aumentará más de un 60% hasta 2026 (vs. 2020).

La Taxonomía es una clasificación de actividades económicas sustancialmente contribuyentes a los objetivos medioambientales basados en criterios científicos que se ha fijado la Unión Europea. Lo que viene a hacer, grosso modo, es señalar qué soluciones climáticas deben ser beneficiadas (fiscalmente, o mediante inversiones, por ejemplo). Pues bien, la Comisión Europea quiere incluir en su catálogo de "soluciones" a la energía nuclear y al gas natural. Y algunos países se oponen a ello. Por los riesgos inherentes a la nuclear, y porque en la extracción, transporte y quema de gas para producción de electricidad son muchas las emisiones de gases de efecto invernadero. España, Austria, Dinamarca y Holanda han enviado hoy a la Comisión Europea una carta conjunta contra la consideración de gas y nuclear como "soluciones" climáticas.

El Gobierno canario apoya, con ayudas por 1,7 millones de euros, la transición energética en La Palma, Fuerteventura y Lanzarote, a cuyos cabildos ha concedido estas subvenciones para que puedan avanzar en el objetivo de neutralidad de emisiones fijado en la región para 2040.