La Asociación Internacional de Energías Renovables, IRENA, estima que el hidrógeno representará hasta el 12% del uso de energía en el mundo para 2050, lo que traerá consigo importantes cambios geoeconómicos y geopolíticos. Pero para llegar hasta ese porcentaje falta mucho camino por recorrer. Eva Gutiérrez, coordinadora de la Apuesta del Hidrógeno de Tekniker, analiza el momento en que nos encontramos.

El 23 de enero termina el plazo para que las empresas que renuncien a seguir adelante con parques eólicos y fotovoltaicos poco viables puedan recuperar los avales económicos

La vicepresidenta y ministra para la Transición Energética y el Reto Demográfico de España, Teresa Ribera, ha presidido este fin de semana la duodécima asamblea de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena), lugar desde el que ha hecho un llamamiento al despliegue (de energías renovables) "masivo, generalizado, ágil, rápido, por encima incluso de lo que teníamos programado en materia de transición energética". Ribera ha alertado sobre el riesgo que corremos, en caso de no acelerar esa transición, de experimentar "regresiones puntuales" que se materialicen "en el retorno a los combustibles fósiles más pesados, más intensivos de CO2". Irena es una agencia mundial a la que están adheridos 167 estados de los cinco continentes.

Actualmente en el Archipiélago hay cerca de 2.000 instalaciones de este tipo (cerca de 25 megavatios); cifra que cuadriplica a las registradas en 2019 con 186 instalaciones y 6,04 megavatios. Además, se han concedido 372 ayudas por un importe total de 989.960 euros para la implantación de instalaciones de autoconsumo de energías renovables en el sector residencial. Desde el Ejecutivo confían en que esta tendencia al alza se mantenga gracias a la última convocatoria lanzada a finales del pasado año para autoconsumo y almacenamiento.

La nueva potencia renovable conectada a red ha disminuido un 45% en España en los dos últimos años (salvo el autoconsumo), alejándonos de la senda que nos llevaría a alcanzar las metas marcadas para 2030, advierte APPA Renovables. Para la asociación, la propuesta de la  Comisión Europea para poner a la energía nuclear y al gas al mismo nivel que las energías verdes solo añade confusión sobre la sostenibilidad de las renovables y supone una amenaza para la transición energética, tanto en España como en Europa.