El próximo 1 de junio entra en vigor un cambio regulatorio que afectará a todos los consumidores de electricidad. En este contexto, la startup de energía 100% renovable Bulb, ha puesto de manifiesto la confusión generalizada que sufre el consumidor en España a través de su estudio ‘Conocimiento de la factura de la luz en España’, realizado entre 1.000 cabezas de familia españolas. La investigación destaca que el 80% de la población no solo desconoce el inminente cambio, sino que además denuncia falta de información por parte de las grandes eléctricas.

El exdirector de Greenpeace España Xavier Pastor critica los llamamientos a una moratoria de estas tecnologías en Cataluña o en Mallorca.

El profesor Martin Green, pionero de la energía solar fotovoltaica, dice que los precios de los módulos solares continuarán cayendo en picado, alcanzando los 10 centavos de dólar por vatio para 2023, alrededor de la mitad de sus precios actuales, lo que dará como resultado lo que él llamó «electricidad increíblemente barata».
El auge de las energías renovables ha despertado recelos entre los agricultores y ganaderos de algunas zonas de España, que ven peligrar el uso de las tierras que necesitan para producir alimentos ante el avance de grandes parques eólicos o proyectos de placas solares.

Nunca antes fue capaz el sector solar fotovoltaico de instalar tanta nueva potencia en doce meses. Nunca registró un guarismo como el que se ha apuntado en el año del Covid. Desde 2016, los números han sido siempre formidables (no había tecnología de generación de electricidad -ni la eólica, ni la nuclear, ni el gas- que instalase tanta potencia cada año como la FV), pero lo de 2020 supera todos los límites. Tras varios ejercicios apuntándose en torno a los 100.000 megas de nueva potencia, en el año del Covid ese número se ha ido hasta los... 139.000.