España figura como el sexto mercado más atractivo para invertir en energías renovables en el informe Climascopio 2020 que, desde hace diez años realiza BloombergNEF (BNEF), que analiza la inversión extranjera en energías renovables en países emergentes y que, por primera vez,  incluye información de 29 países desarrollados.

Los 27.000 millones de euros que llegarán a España de la UE con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia ayudarán a hacer realidad los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) del gobierno para avanzar en la descarbonización mediante la rehabilitación energética de edificios. También serán un impulso para avanzar en la Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España (ERESEE) elaborada por Fomento hacia la transformación del parque inmobiliario en un modelo de consumo casi nulo antes de 2050. Pero son insuficientes.

Ambos estudios son necesarios para el desarrollo futuro de los sistemas energéticos canarios que permitirán conocer el potencial de su implantación

El uso de energía solar fotovoltaica se ha incrementado fuertemente en la última década. Una parte importante de este crecimiento proviene de los propietarios de viviendas que instalan energía fotovoltaica en la azotea. A pesar de este papel clave, la mayoría de los escenarios basados ​​en modelos a largo plazo no consideran el suministro descentralizado de energía fotovoltaica en la azotea, sino que se concentran en la energía fotovoltaica a gran escala.

El costo de producir hidrógeno a partir de energías renovables deberá caer más del 50% a $ 2.0- $ 2.5/kg para 2030 para hacer el hidrógeno una alternativa viable a los combustibles convencionales, dijo S&P Global Ratings.