Los 28 países de la Unión Europea consumen los recursos de la Tierra mucho más rápido de lo que pueden renovarse, y ninguno de ellos tiene políticas de consumo sostenibles. “Todos los países de la UE viven por encima de los medios de nuestro planeta. La UE y sus ciudadanos están utilizando actualmente dos veces más de lo que los ecosistemas de la UE pueden renovar”, dijo el informe del World Wildlife Fund (WWF) y Global Footprint Network .

Las compañías eléctricas de EEUU que buscan nuevas fuentes de energía pico están recurriendo a parques solares integrados con sistemas de almacenamiento de baterías que ahorran energía para su uso posterior, compensando su dependencia de los generadores convencionales de combustibles fósiles, a menudo a precios más bajos.

La instalación de nueva potencia en el Archipiélago impulsa el empleo local y ayuda a combatir el cambio climático.

La fiscalidad ambiental en España, en la que se incluye la fiscalidad energética, tiene por delante muchos deberes que hacer, entre ellos el de simplificar y homogeneizar los impuestos sin incrementar su carga. Según el libro ‘La Fiscalidad Energética’ presentado en Naturgy por el inspector de Hacienda Juan Carpizo y la abogada Eugenia Montañaesta fiscalidad está perjudicando especialmente al sector energético, “que se ha visto discriminado ya que sobre él recaen la mayor parte de los tributos sin que se graven por lo mismo al resto de sectores productivos de nuestra economía”.

La generación de energía no provendrá solo de las grandes centrales eléctricas (renovables o no), sino también del almacenamiento, de la eficiencia energética, de los vehículos eléctricos y de los agregadores de la demanda o la gestión activa de la demanda, un nuevo agente que cambiará la curva de la demanda al adaptarse y aportar mayor flexibilidad al sistema.