Los Estados miembros de la Unión Europea, a través del Comité de Representantes Permanentes de la UE (COREPER I), han votado para mantener la prioridad de despacho de las instalaciones de energía solar fotovoltaica a pequeña escala de hasta 400 kW. La votación fue a favor de mantener el acuerdo establecido en la Directiva de Diseño del Mercado Eléctrico.

Hace pocos meses, Jeremy Rifkin, que ha actuado como asesor del Gobierno de Francia, Alemania, Portugal y Eslovenia durante sus respectivas etapas en la Presidencia de la Unión Europea en temas relacionados con la economía, cambio climático y seguridad energética, aseguró a un medio de comunicación canario que “de aquí a 25 años, millones de edificios -viviendas, oficinas, centros comerciales, parques industriales y tecnológicos- serán construidos para servir como centrales energéticas y hábitats. Estos edificios recogerán y generarán energía localmente del sol, el viento, la basura, los residuos agrícolas y forestales, las olas y las mareas, energía suficiente para colmar sus propias necesidades de energía, así como un excedente de energía que puede ser compartido”.

Las renovables traerán ‘Un Nuevo Mundo’ bajo el brazo. Eso es lo que dice la Comisión Mundial sobre la Geopolítica de la Transformación de la Energía (The Geopolitics of the Energy Transformation) en su informe ‘A New World’. La nueva era de la energía cambiará las relaciones entre los países y las regiones, reajustando las fuerzas de poder, la seguridad, la independencia energética y la prosperidad.

Las renovables son la forma más competitiva de generación de energía en los países que integran el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), según un nuevo informe publicado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). Los abundantes recursos, junto con sólidos marcos facilitadores,  han conducido a que los precios de la solar fotovoltaica estén por debajo de los 3 centavos por kWh, y la solar termoeléctrica (CSP) a 7,3 centavos por kWh; un precio inferior al del gas natural de la región.

Preocupación por el medio ambiente y una orientación cada vez mayor a una energía 100% renovable; la facilidad de contratación online de servicios; atención personalizada; y el uso de tarifas simples y diferenciales, además de precios más económicos. Estas son las principales tendencias detectadas por everis en su informe “Tendencias del consumidor energético” en España, que la consultora ha presentado en el Club Español de la Energía.