Esa podría ser la conclusión del VII Foro Solar de UNEF, la gran cita fotovoltaica del año. Son muchas las incertidumbres que ha traído la pandemia (para empezar, nadie sabe cuándo volverá la "normalidad", ni cómo será esta), pero lo cierto es que el sector solar fotovoltaico (FV), y el de las energías renovables en general, está mostrando una resiliencia mucho mayor que otros sectores económicos. Inauguró el Foro, el pasado miércoles, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y ha habido hasta hoy mesas (virtuales) de debate sobre todos los aspectos clave del sector. Hoy, tras tres jornadas, ha concluido el Foro.

Las medidas de eficiencia energética en edificios e instalaciones industriales son un factor clave para acelerar la transición energética, pero se necesita más inversión e innovación para acelerar el ritmo del cambio. En su último informe, ‘Transición más rápida juntos: uso de energía y soluciones, estrategias y políticas de eficiencia para un futuro de energía limpia’DNV GL identifica cinco áreas y estrategias clave que pueden mejorar la disponibilidad y la adopción de tecnologías energéticamente eficientes y disminuir la cantidad de la energía que utilizan los individuos, las empresas y los países.

España es uno de los países que más subsidios da a la energía en la UE. Este miércoles la Comisión Europea ha dado a conocer un informe sobre las ayudas al sector energético que ascienden a los 159.000 millones de euros anuales en el ejercicio de 2018.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha sido objeto de burlas a menudo por su mala evaluación del potencial de la energía solar, tanto en los pronósticos sobre su desarrollo como en los de la reducción de costes. Y aunque le ha costado reconocerlo, la AIE ha admitido en la edición del World Energy Outlook 2020 que la energía solar es de bajo costo y ahora es «la electricidad más barata de la historia».

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha incorporado al Código Técnico de la Edificación la exigencia de que el 100% de las plazas de aparcamiento adscritas a los nuevos edificios residenciales o los que sufran una rehabilitación cuenten con una precanalización para la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos.