El Gobierno en funciones vuelve a las andadas para volver a retrasar lo máximo posible los recursos contra la normativa energética. Si antes tardó muchísimos meses para dar a conocer los archiconocidos informes de las consultoras Boston Consulting Group y Roland Berger, el famoso pendrive de 20 GB, en los recursos contra el decreto de retribución a las renovables, ahora le toca el turno a los recursos contra el decreto de autoconsumo.

La Comisión Europea acaba de finalizar la consulta abierta para reformar la directiva de energías renovables. Entre las respuestas recibidas figuran algunos de los principales operadores eléctricos y patronales sectoriales europeas. En el caso español, Iberdrola considera que en algunos Estados miembros hay una desproporción en el reparto de los costes de las renovables que reduce la competitividad del sector eléctrico.

Hace poco más de una década existía una floreciente industria en Europa que fabricaba módulos solares, y España la lideraba, pero la producción china vendía tan barato que casi acabó con ella. Ahora, algunos empresarios se están atreviendo a volver a poner en marcha factorías mucho más tecnológicas y capaces de competir con los gigantes asiáticos en precios. Son pocas, pero apuntan tendencia.

En una sentencia conocida la semana pasada, el Tribunal Supremo traslada a la fotovoltaica la jurisprudencia que ya venía aplicando a la cogeneración, ordenando al Gobierno indemnizar a los promotores de instalaciones fotovoltaicas que no pudieron optar a recibir primas, porque el Gobierno suspendió las convocatorias de ayudas a partir de enero de 2012.

La fotolinera de la estación de servicio BP Muelle Chico, en Fuerteventura, permite la recarga de vehículos eléctricos y está alimentada con placas solares. Se trata de la primera fotolinera de la isla y es pionera en España, ya que se trata de una estación de servicio completa que ofrece un suministro energético global.