Por contar con la mayor superficie agrícola libre y sin servidumbres aeroportuarias que lo limiten, el municipio de San Bartolomé de Tirajana lleva camino de convertirse en el gran pulmón de las energías renovables de Gran Canaria con la instalación de dos nuevos parques de energía fotovoltaica y tres de eólica.

En 2008, en plena efervescencia por las energías renovables en España, la fotovoltaica, dicen, que vivió un ‘boom’ al calor de las denominadas primas. El Gobierno puso en liza unos 400 MW y finalmente se dio el visto bueno a 4.000 MW. Ahora en España hay cerca de 5 GW de potencia solar fotovoltaica instalada.

Las peculiaridades del sistema eléctrico canario -reducido, aislado y con una tecnología basada en el fueloil- provoca que producir luz en las islas sea hasta tres veces más caro que en la península. El sobrecoste total fue el último año de 760 millones de euros, que son asumidos por contribuyentes y consumidores españoles.

Tras un análisis del potencial de los techos solares en los Países Bajos, la consultora Deloitte ha llegado a la conclusión de que el país cuenta con 892 km2 de superficie de tejados con posibilidades de albergar paneles solares, lo que equivale a 125.000 campos de fútbol, pero solo el 4,4% de un total de nueve millones de edificios tienen instalados sistemas fotovoltaicos.

El consejero de Presidencia del Gobierno de Canarias, José Miguel Barragán, ha afirmado que el Ejecutivo regional no renunciará a que el gas sea una vía de tránsito para que las energías renovables alcancen en el futuro una mayor capacidad dentro de la red energética.