EcoVadis, el proveedor de calificaciones de sostenibilidad empresarial,  ha publicado la cuarta edición anual de su Índice de riesgo y rendimiento de sostenibilidad empresarial. El informe incluye datos de las evaluaciones de las cadenas de suministro globales, con un análisis de las puntuaciones en sostenibilidad de más de 40.000 empresas evaluadas por EcoVadis de 2015 a 2019.

Las ramificaciones económicas y de comportamiento del COVID-19 reducirán permanentemente la demanda mundial de energía, según el informe Energy Transition Outlook publicado recientemente por DNV GL. La demanda energética mundial se reducirá entre un 6% y un 8% cada año sobre los pronósticos pre-pandémicos hasta mediados de siglo.

La mayoría de los europeos están más preocupados por el cambio climático como la principal amenaza para sus países, mientras en Estados Unidos, el Reino Unido, Japón y Corea del Sur el foco está en la propagación de enfermedades, según una encuesta difundida este miércoles.

Pero solo un 9% afirma tener contratada energía renovable en casa. Es quizá una de las más llamativas conclusiones arrojadas por el «Estudio de percepción sobre crisis climática y energías renovables en la etapa Covid», elaborado por la comercializadora de electricidad Bulb. De las 1.300 personas encuestadas, casi la mitad señala a la industria energética tradicional como la principal responsable del cambio climático, y al 60% no le parece bien que una compañía eléctrica ofrezca energía renovable pero siga produciendo energía fósil contaminante.

El precio diario de la electricidad en el mercado mayorista en agosto se situó en 36,2 euros, lo que supone un 4,5% más que el mes anterior debido a las altas temperaturas, anticipando así una recuperación de los precios de la luz desde el estallido de la pandemia, que podría terminar el año con un alza del 25%.