"Todas las instalaciones de las administraciones públicas de Canarias tendrán que dotarse de equipos de producción eléctrica de fuentes renovables, que garanticen como mínimo la respuesta a sus demandas energéticas ordinarias, antes del 2030". Y otro ejemplo. "Las administraciones públicas canarias deberán sustituir las instalaciones actuales de distribución de energía térmica por aquellas que utilicen fuentes de energía primaria de origen renovable o energía residual antes del 2030". A pie de página recogemos los 10 artículos que contiene la sección de Energías Renovables del Capítulo IV, de Políticas Energéticas, de este anteproyecto.

España ocupa el puesto 15 en el World Energy Trilemma Index 2020, publicado por el World Energy Council Oliver Wyman. El índice está liderado por Suiza, Suecia y Dinamarca y posiciona a los países según su integración de las tres dimensiones de sostenibilidad ambiental, equidad energética y seguridad en el suministro energético.

La producción eléctrica con energías renovables en España se ha incrementado un 18,7% en lo que va de año, situándose en 90.841 gigavatios hora (GWh), con lo que su aportación al 'mix energético' se sitúa en el 45,1%, cuando a estas alturas de 2019 era del 36,7% (+8,4 puntos).

"¿Passivhaus en Canarias?...¿Estamos locos?", se pregunta Eva Rodríguez Cid, responsable de que en el corazón de Las Palmas se pueda certificar la relación entre cambio climático, la salud de las personas y la forma en que se relacionan con las construcciones, aunque sea en medio de una ciudad, incluso en su barrio más antiguo, como Vegueta.

La inversión sostenible y responsable ha alcanzado los 285.454 millones de euros en España durante 2019, lo que ha supuesto un incremento del 36%, respecto al año anterior, marcando una cifra histórica, según se recoge en el estudio ‘La Inversión Sostenible y Responsable en España 2020’, elaborado por Spainsif y presentado en su XI Encuentro Anual.