El futuro es del autoconsumo, pese al coronavirus. Al menos esa es la principal conclusión de la 1ª Jornada Virtual sobre el sector que organizó APPA Renovables, bajo un formato de lo más futurista. Si durante las semanas iniciales de la pandemia cundió el miedo o la incertidumbre, ahora se respira cierto optimismo en las empresas que se dedican a la instalación y a la ingeniería de nuevos proyectos. «Aunque es cierto que no esperamos que vaya a crecer tanto como se preveía este año», explica Borja Pellicer, director comercial y fundador de Bet Solar, «esperamos que finalmente consigamos duplicar los megavatios instalados en 2019».
El Gobierno ha dado luz verde al proyecto de ley de crisis climática con el que se pretende alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050 e impulsar el coche eléctrico y las energías renovables, en un contexto enmarcado en la reactivación de la economía tras la crisis sanitaria por la Covid-19. El proyecto, desarrollado por la vicepresidenta cuarta Tersa Ribera, contempla la prohibición de matricular coches que emitan CO2 a partir del 2040.

Baleares quería ser la primera Comunidad Autónoma libre de coches contaminantes, y puede que aún lo consiga. Las dudas legales en torno a sus competencias provocaron que el Govern de Francina Armengol retirara en noviembre la normativa que prohibía su circulación desde 2025. Decía quedarse a la espera de la legislación nacional. Ahora, el proyecto de ley de cambio climático que previsiblemente se apruebe este martes en Consejo de Ministros abre la puerta de nuevo a esta posibilidad.

El Cabildo de Gran Canaria anunció ayer la puesta en marcha de una iniciativa "para lograr acuerdos con aquellas entidades que posean productos financieros que permitan la implantación de energías limpias en viviendas, empresas y entidades sin ánimo de lucro". La iniciativa se denomina Financia Renovables Gran Canaria y va a ser gestionada por el Consejo Insular de la Energía.

La vicepresidenta cuarta para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido este jueves en el Congreso que su departamento tendrá que actuar sobre los costes fijos del sistema eléctrico ante el desplome de los precios para garantizar «la viabilidad del sistema», ya que lo considera «fundamental» para «la credibilidad y confianza de los inversores».