El Cabildo de Gran Canaria rechaza frontalmente el proyecto del Estado de destinar a Canarias la mitad de las ayudas previstas inicialmente para la implantación de energía fotovoltaica, es decir, 20 millones de euros mientras a Baleares destinó 40 millones a pesar de tener la mitad de población y sin tener en cuenta la ultraperificidad canaria.

La Agencia Andaluza de la Energía anunció ayer la publicación de la “Guía para el fomento del autoconsumo en los municipios andaluces”, documento en el que el Gobierno andaluz informa a los ayuntamientos y entidades locales sobre cómo promover el desarrollo del autoconsumo en sus municipios. ¿Y cómo pueden hacerlo, según la Agencia? Pues simplificando las tramitaciones administrativas (sustituyendo por ejemplo la obtención de una licencia por la presentación de una declaración simple) o bajando los impuestos: aplicando rebajas de hasta un 95% en el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras.

La rehabilitación de viviendas y edificios públicos y el impulso a las energías renovables protagonizarán la fase más urgente del plan de recuperación económica que la Comisión Europea tiene previsto aprobar este mes, según el documento de preparación al que ha tenido acceso EL PAÍS. Bruselas espera financiar el plan con un fondo de hasta 1,6 billones de euros y quiere que el relanzamiento después de la pandemia de la Covid-19 se haga con criterios que canalicen las ayudas y los préstamos hacia los proyectos con más visión de futuro desde el punto de vista medioambiental y digital.

Después de un año de estabilización del mercado, los datos preliminares del mercado muestran un mercado fotovoltaico mundial vigoroso que en 2019 alcanzó su nivel más alto: 114,9 GW de sistemas fotovoltaicos se instalaron y pusieron en servicio en el mundo el año pasado. La capacidad instalada acumulada total para energía fotovoltaica a fines de 2019 alcanzó al menos 627 GW. Estos son los principales resultados del último informe “Instantánea del Mercado Fotovoltaico Mundial 2020 ” de IEA PVPS.

Hace tiempo que las renovables se convirtieron en la opción de generación eléctrica más barata para las nuevas instalaciones. Pero el último informe de BloombergNEF (BNEF) dice ahora que incluso las plantas de carbón y gas existentes empiezan a estar en riesgo por el empuje de la fotovoltaica y la eólica. También el almacenamiento energético ha ganado enteros en competitividad en los últimos seis meses frente a las fuentes convencionales, y ahora cuesta la mitad que hace dos años.