El Tribunal Supremo tumba la interpretación que daba el MINETUR, mediante su Secretaría de Estado de Energía, sobre el dies a quo para el cómputo del plazo de los doce o dieciséis meses para conseguir la inscripción definitiva y el volcado a red.